Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Opinión por Elaine Miranda,

Salir de deudas suele ser un proceso largo, muy largo. Para muchos, incluso puede tomar años llevar a cabo esta tarea monumental. Y me ha tocado ver en varias ocasiones cómo las personas van perdiendo ese momentum y motivación de cuando comenzaron.

Por eso, y a partir también de lo que he aprendido de cientos de clientes, hoy te traigo algunas estrategias que vos también podés seguir en este largo y tedioso camino hacia la libertad financiera.

Dale seguimiento a tus avances

No puedo dejar de enfatizar lo importante que es mantenerte al día sobre el estado actual de tus finanzas. Sean buenas o malas noticias, siempre es mejor saber exactamente lo que está sucediendo y dónde estás pisando… en lugar de querer hacerte de la vista gorda.

• Revisá tus estados de cuenta para ver tu progreso.
• Medí tu progreso y hacelo visible.

¿De verdad lo necesitás?

Preguntarte si querés o necesitás esa compra puede hacer la diferencia entre un gasto que vale la pena y uno que es completamente innecesario.

He visto a muchísimas personas querer salir de deudas, pero sin dejar de hacer nada de lo que les gusta o esas cosas a las que están acostumbrados y que los llevaron a endeudarse para empezar.

Soñá… despierto

¿Alguna vez has soñado ganar la lotería? ¿Y has pensado en todo lo que podrías hacer con ese dinero?

Hay un sueño al que vale la pena apegarse día y noche: ¿te imaginás cómo sería tu vida libre de deudas? ¡Es un sentimiento maravilloso! Soñá con que llegue ese día en el que todo lo que ganás te pertenece; en el que todo lo que poseés también es 100% tuyo; en el que una buena parte de tus ingresos se puedan ir al ahorro y la inversión y no al pago de las deudas.

Empezá tu día más temprano

Así como lo leés. Quizá de primera instancia estés pensando, ¿y eso qué tiene que ver con mi vida financiera y todo el cuento de salir de deudas? Si te levantás un poco más temprano te da más tiempo de hacer las cosas y evitás hacer gastos fuera de tu presupuesto. Por ejemplo: tomar el taxi en lugar del bus, desayunar fuera, pasar comprando un café porque te morís del sueño y no te dio chance en tu casa, pedir algo de almorzar porque tampoco lo llevaste, etc. ¿Ves cómo todos estos gastitos –o gastotes- van sumando a lo largo de tu día y no te dejan quedarte dentro de presupuesto?

Todo esto lo podés evitar con una buena planificación y, obvio, teniendo el tiempo para hacerlo.

Rendí cuentas a alguien

Muchas personas eligen hacer sus metas públicas o, por lo menos, compartir lo que quieren lograr con otros cercanos a su círculo. ¿La razón? El tener que rendirle cuentas a alguien te ayuda a seguirte moviendo y luchando por tu meta.

También para salir de deudas podés buscar a una o varias personas que te den seguimiento en el camino y a quienes les seas honesto y les rindás tus cuentas. Sé que a veces sentimos que esto del dinero es algo delicado y no lo queremos andar compartiendo con todos, por lo que es tu decisión qué tanto querés decir.

Mantenerte motivado en este largo proceso de salir de deudas es esencial, pues es esta misma motivación la que te permitirá mantener tu progreso y así sucesivamente.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática.


Noticias Relacionadas

Bueno, sí, la frase original es “caras vemos, corazones no sabemos”, pero aplica igualito al ámbito de las finanzas personales. De la misma form...

por Elaine Miranda

¿Has sentido temor, mareo, o estrés cuando pensás en tu situación financiera? O peor, ¿te cuesta dormir por la noche debido a la preocupación de...

por Elaine Miranda

Los problemas de Shakira con Hacienda española empiezan a solucionarse, aunque sea con decisiones que la cantante colombiana no está de acuerdo. ...

por EFE