Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Opinión por Elaine Miranda,

Tener una casa y contar con tu propio espacio es un sentimiento maravilloso. Pero también viene con una gran responsabilidad y preocupación: que algo le vaya a suceder a nuestro hogar y todo lo que tenemos adentro.

Existen muchos riesgos a los que nuestra casa está expuesta mientras no estamos (por el día mientras trabajamos, o por varios días cuando nos vamos de vacaciones) y una de las cosas que más solemos temer es que alguien entre y nos robe las cosas que tanto trabajo nos han costado.

Por eso, hoy te traigo los cinco mandamientos para tener tu hogar seguro.

Mandamientos de un hogar seguro

Tené presente que no todos los barrios, villas o condominios son iguales. Por eso, no todas las medidas de seguridad que podrás leer a continuación se aplicarán exactamente igual a tu vivienda.

1. Conoceré mi vivienda de cabo a rabo

¿Realmente conocés dónde vivís? Y no me refiero al lugar donde guardás las toallas en el clóset, sino a toda la casa, su entorno, alrededores y posibles riesgos.

Es momento de tomarte el tiempo y conocer la zona donde vivís, tus vecinos cercanos y el personal encargado de la seguridad.

Posteriormente, procedé a revisar los riesgos en los exteriores de tu vivienda y analizar qué riesgos hay dentro de la casa: ¿qué medidas de seguridad debés tomar para evitar que alguien entre?

2. Evitaré cometer imprudencias

En ocasiones exponemos nuestras casas a robos o accidentes sin darnos cuenta. Una típica es dejar la llave “escondida en un lugar seguro” y resulta ser el más común y obvio de todos, donde cualquiera la puede encontrar.

Otras acciones que realizamos de manera inconsciente, son dejar las puertas y/o ventajas sin llaves… o dejar enllavado, pero con la llave puesta afuera. Este tipo de situaciones son perfectamente prevenibles y solo nos debemos tomar el tiempo de analizar nuestras acciones y hábitos, así como si éstas ponen en riesgo nuestra seguridad.

3. No dejaré mi casa abandonada

Una casa deshabitada es el blanco perfecto para los delincuentes. Lo ideal es que siempre haya al menos una persona en casa, o tener contratado un servicio de seguridad. Si éste es un gasto muy grande, tratá de garantizar por otros medios su seguridad.

Por ejemplo, podrías darle una copia de la llave a un familiar que viva cerca o vecino de confianza, para que revise cuando vos no estés. Y si vas a salir de vacaciones, no pongás esto en duda: ¡siempre buscá a alguien que pueda asistirte mientras estás lejos!

4. No dejaré nada a la vista

Las casas que están completamente cerradas y se ven casi como una fortaleza desde afuera son más seguras por el simple hecho de que nadie puede ver lo que hay adentro.

Si la terraza y el jardín pueden verse desde la puerta o reja de tu casa, es necesario no dejar nada de valor o muy ostentoso ahí. Mejor dejalo todo adentro cada vez que no estés.

5. Reaccionaré inmediatamente a comportamientos sospechosos

Si ves a alguien actuando de manera extraña cerca de tu casa, es necesario alertar a alguien para evitar que algo suceda. Siempre es mejor pecar de inocente y ser súper precavidos, a que algo nos vaya a pasar cuando ya sospechábamos algo raro.

Y ahí lo tenés, los cinco mandamientos para tener un hogar seguro. Hay muchas más medidas de seguridad que podríamos tomar al salir de casa. Pero las de arriba son básicas, fáciles de realizar y nos traerán una gran tranquilidad cuando no estemos en casa.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática.


Noticias Relacionadas