Foto: cortesía
Foto: cortesía

Opinión por LYHELIS TORRES,

Es usual en estos días hablar sobre desarrollo, pues es tanta la oferta como la demanda de productos y servicios que se ajustan a las necesidades —no siempre necesarias— del entorno, y a su vez, el acceso a recursos, de toda índole, lo que nos expone a un constante movimiento económico, abonados por un crecimiento poblacional, anualmente proyectado, de casi 83 millones de personas.

Pero como la complejidad del crecimiento —en todas sus esferas— no se hace esperar, podemos ver grandes brechas entre inversión pública privada versus marginación y pobreza extrema; y ante eso, muchos organismos internacionales y empresas multinacionales, han decidido poner atención a sus políticas internas, apostando al desarrollo con sostenibilidad, ese que garantiza el uso de los recursos hoy, sin comprometer los recursos y oportunidades de las generaciones futuras.

Las empresas en el mundo, apuestan a un modelo de negocio socialmente responsable, donde los cambios no se hacen esperar a nivel interno, administrativo-funcional, con la participación activa y el desarrollo de la comunidad, con un compromiso férreo de hacer las cosas bien, tomando en consideración los tres ejes sostenibles: social, económico y medioambiental, desde sus dos dimensiones: interna o externa.

Hoy 11 de julio, el mundo conmemora el Día Internacional de la Población y este año como eje de interés habla del acceso a la educación sexual y sobre el derecho humano a la planificación familiar. El tema llama mi atención, sobre todo, en el contexto nacional; nuestra población sigue sufriendo los ataques violentos y la represión de quienes tienen el poder, muchas empresas han empezado los despidos masivos, hay quienes viven en zonas muy afectadas y han tenido daños severos a sus viviendas o al no acceso a ingresos económicos para cubrir su alimentación.

Es decir, el respeto a los derechos humanos siguen sin un Estado que vele como garante del bien común y me pregunto: Ante una población enfrentada gracias a los intereses políticos de unos pocos, ¿quién se preocupa por la sostenibilidad o por la puesta en marcha de sus derechos humanos?

A ver, que es un hecho que no hay desarrollo sin población. Por eso la importancia de organismos como Naciones Unidas, de agencias internacionales para el desarrollo, de bancos internacionales que financian proyectos nacionales enfocados en inversión social, en la promoción de políticas públicas, en la facilitación del comercio exterior, de integración regional o de la protección de la población migrante.

Que establezcan mecanismos en pro del apoyo a poblaciones desprotegidas o grupos vulnerables.

Ante situaciones, como las nicaragüenses, la situación es un poco más compleja. El desarrollo se ve colapsado, la población está en constante riesgo, las garantías básicas han sido violadas, la economía está en recesión y podremos llegar a vivir un período de depresión económica pues la premisa de ser “el país más seguro de Centroamérica” ha quedado en un hermoso recuerdo en nuestra memoria y en las estadísticas comparativas en la región.

Es por ellos, que a las empresas, les realizo una invitación para cuidar de su talento humano, de sus fieles colaboradores, que a pesar de los riesgos que asumen a diario para movilizarse a sus puestos de trabajo, siguen persistentes queriendo dar la milla extra. Esta es su población más valiosa.

A los organismos internacionales, les pido una mirada humanitaria hacia los nicaragüenses, es ahora cuando se necesitan fondos de inversión social que apoyen el emprendimiento dinámico, reforzar el enfoque hacia la política de seguridad pública y estrategias sobre gobernanza migratoria, el apoyo en asistencia técnica especializada en temas de: competitividad, derechos humanos y desarrollo sostenible.

Es vital cuidar del crecimiento poblacional, con educación, equidad y las garantías de ley, para disfrutar de un desarrollo en el tiempo, con visión de futuro.

La autora es emprendedora, conferencista y especialista en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible.

Especialista en Responsabilidad Social


Noticias Relacionadas

El porcentaje de usuarios de internet con respecto al total de la población de América Latina y el Caribe creció un 10,6% al año, entre 2000 y 201...

por EFE y Rosmalia Ann González