Internet
Internet

Opinión por Lyhelis Torres,

Hace unas semanas compartía con jóvenes de la Costa Caribe Norte de Nicaragua, en Bilwi, Puerto Cabezas. Seres humanos que han crecido en situación de riesgo, desarrollándose en una zona vulnerable de nuestro país. Al compartir ideas, hacer preguntas, retroalimentarnos con sus experiencias; en una de las dinámicas, debíamos construir juntos un “ser socialmente responsable”, el grupo de 65 chavalos y chavalas, se dividió y entre ellos compitieron para escribir en papelógrafos diez cualidades que ellos consideraban debía tener una persona responsable.

La actividad era muy activa, además del factor tiempo, entre ellos le pasaban el marcador al siguiente participante. Debo reconocer, que a pesar de que su lengua es el miskito y les cuesta un poco el español, la escala de valores no se miró afectada por la barrera del idioma. Ellos describieron a una persona responsable y destacaron estas cinco cualidades:
1. Respeto
2. Honestidad
3. Perseverancia
4. Cuido al medioambiente
5. Pasión

Para mí no fue ninguna sorpresa la asertividad con la que se ejecutó la actividad, fue emocionante, pero sobretodo me trajo a la reflexión para escribir el presente artículo. Me cuestionaba a mí misma: ¿Qué me hace ser responsable? ¿Cómo soy socialmente responsable? ¿Qué tal anda mi escala de valores?

Y he llegado a la siguiente conclusión: podemos técnicamente estar informados, conocer los valores socio-culturales y profesar las conductas morales, pero de nada sirve tanto conocimiento sino lo pongo en práctica, sino doy el paso y hago las cosas diferentes, sino construyo con mis acciones una vida socialmente responsable.

Y el tema me permite extenderme en mi pensamiento, es decir, como le hablo a mis pares, cómo alimento mi cuerpo, si atiendo mis necesidades, a quién meto en mi cama, con quien elijo trabajar, que causas defiendo, si pongo límites y cuido mi espacio, si construyo relaciones sanas y amorosas, si vivo verde, si aplico la honestidad, si evito las mentiras o incluso, el autoengaño. Todos estos escenarios son posibles, prácticamente a diario, para definir mi estilo de vida y cuán responsable soy respecto a mis decisiones.

Los jóvenes en Bilwi, quizás no tienen las mejores condiciones de vida o acceso a oportunidades cómo cualquier otro joven en Managua, pero estoy segura que tienen consciencia y deseos de superación. Y debo exponer cuánto me sorprende escuchar historias de personas que ejecutan su profesión de médicos sin tener un título o una acreditación sanitaria, o personas que van al súper y consumen productos que luego no pagan, o las empresas que promueven valores y responsabilidad social lejos del núcleo de su negocio, sin sostenibilidad, solo por mercadear una “imagen” a la comunidad.

La construcción de habilidades blandas es vital en la vida de todo individuo, “nadie da lo que no tiene”; si desea que su empresa viva un modelo de gestión socialmente responsable, invierta en despertar su sensibilidad humana, en avivar su consciencia en contruir valores a través de la práctica, en incentivar la creatividad por medio de estrategias sostenibles lideradas por ellos mismos. Si los seres humanos seleccionaramos practicar un valor por mes, al cabo de un año estaríamos más despiertos y conectados a este nuevo estilo de vida.

Preguntele a su equipo de trabajo: ¿Qué es ser responsable? Y en la reunión de los lunes, pídales que escriban un pequeño párrafo compartiendo ¿cómo son responsables y cómo inciden en su entorno? Me va a contar. Las oportunidades de mejora surjen de este tipo de cuestionamientos. ¡Puede que se lleven grandes sorpresas!

Especialista en Responsabilidad Social


Noticias Relacionadas

Yo sé que el término “locos” puede sonar algo extremo o muy trillado, usualmente utilizamos esa palabra con una connotación algo negativa; “e...

por Lyhelis Torres

Llevo varias semanas queriendo compartir esto. Casi a la par de la celebración del Femhack CA 2017 ADAS conectADAS: Reconstruyendo la RED en Mesoamé...

por Marta García Terán

¡Qué gusto me da escribir esta columna! Más allá de generar un espacio de autoreflexión, de transformación social o de análisis consciente sob...

por Lyhelis Torres