Cortesía
Cortesía

Opinión por Elaine Miranda,

Un período de desestrés, meditación, oración y tiempo fuera, pueden hacer maravillas para tu salud mental. Lo mismo podrías hacer con el contenido de tu clóset, removiendo todo tipo de cosas innecesarias y “limpiando” tus posesiones.

Naturalmente, la misma idea aplica a tus finanzas. Podés hacerte una limpia financiera al deshacerte de cosas y hábitos innecesarios que están obstruyendo tu vida y alejándote de tu objetivo.

Aquí te propongo tres limpias que pueden mejorar y simplificar tu vida financiera:

1. El derroche: Viví con poco dinero por una semana (o un mes)

Así se hace: Al comienzo de la semana retirá una cantidad de dinero en el ATM. Elegí una cantidad que no te deje hambriento. El objetivo es que ese dinero te sirva para lo básico: comida y transporte. Analizá qué tan lejos te lleva ese dinero.

Lo que sucederá es que comenzarás a hacer elecciones sobre qué comprar/gastar para poder llegar hasta el domingo.
Al final de la semana, reflexioná. ¿Qué decisiones fueron fáciles? Quedate con ellas, porque son ejemplos de que tu gasto no tiene mucho valor para vos. ¿Qué opciones fueron difíciles? Es posible que querrás continuar con algunos de ellos. Repetí esta limpieza de vez en cuando para un uso más inteligente de tu dinero.

2. Tus posesiones: hacé una limpia de tu clóset

Una de las mejores maneras de limpiar tu vida y ayudar a tus finanzas es purgar los clósets y deshacerte de algunos elementos. No solo hará que tu espacio se sienta menos congestionado, también podrías estar ganando dinero de los artículos que vendás.

Así se hace: Elegí la tarde de un sábado, sacá TODO de tu clóset. Ahora revisá cada artículo y decidí si realmente necesitás guardarlo o se puede ir. Si representa una memoria, ¿es realmente una memoria para la que tenés que tener un objeto físico?

Muy importante es la honestidad con uno mismo. Mi regla es que si no lo has usado los últimos seis meses es muy probable que no lo volverás a usar.

3. Tus deudas: hacé un plan de pago y mantenelo
Y es que si cada mes debés pagar 40%-50% de tus ingresos a las deudas, tus elecciones se vuelven res-tringidas. Limitá tus opciones financieras del día a día.

Así se hace: Hacé una lista de todas tus deudas, colocando:
• A quién le debés.
• Cuánto debés en total.
• Cuánto es tu cuota o mínimo mensual.
• Cuál es la tasa de interés.
• Cuántos meses te faltan para pagar.

Ahora te toca decidir cómo vas a pagar:
1. Consolidás deudas.
2. Usás el método avalancha: se enfoca en la deuda más grande o con la tasa más alta.
3. Usás el método bola de nieve: ya todos saben que este es mi favorito.

Lo que pronto encontrarás es que esta limpia te premia pronto en forma de menores niveles de estrés y un rango de posibilidades para tu vida.

Una limpia para todos
Como verás, aunque yo no sea fan de las limpias de toxinas o comida, sí creo en el valor de tomarnos un tiempo, analizar nuestra vida y hacer movimientos para mejorar. El objetivo siempre es que limpiés tu vida y te deje en un mejor lugar que donde comenzaste.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática: www.plataconplatica.com

 


Noticias Relacionadas