Internet
Internet

Opinión por Elaine Miranda,

En tu rol de emprendedor o recién estrenado empresario, ¿comprendés a cabalidad los costos involucrados en tu negocio? ¿Conocés la diferencia entre tu inversión inicial y tus gastos mensuales? Y, ¿sabés cuándo llegarás al punto de equilibrio en tu emprendimiento?

Lo primero que debés tener presente cuando se trata de las finanzas de tu empresa es que tus finanzas personales siempre deben mantenerse separadas de las finanzas empresariales.

Miralo así: las finanzas de tu empresa son la luz al final del túnel que te dicen hacia dónde ir, te ayudan a tomar decisiones. Pero si esas finanzas están mezcladas con tus propios gastos y compras, esa luz no será real y podría terminar siendo hasta contraproducente.

Sin más que añadir, a continuación te presento lo básico que debés manejar sobre tus finanzas empresariales:

Tu inversión inicial
Estos son los costos relacionados con la puesta en marcha de tu negocio y normalmente se hacen una sola vez. Pueden incluir lo siguiente:
• Tu presencia en línea (dominio, diseño y desarrollo web, hosting, etc.)
• Constitución legal de la empresa.
• Diseño de logo y marca.
• Inversión en activo fijo (mesas, sillas, computadoras, equipos, maquinarias, etc.)
• Lanzamiento de marca o negocio –si lo habrá-.
• Gastos iniciales de oficina (primer mes, depósito, etc.).

Tus gastos de operación
También conocidos como tus gastos recurrentes, estos son los costos o gastos necesarios para que tu negocio esté funcionando en el día a día. Algunos ejemplos son:
• Materia prima.
• Renta mensual de la oficina / fábrica / bodega.
• Servicios básicos (agua, luz, teléfono, celular, internet, etc.)
• Impuestos.
• Publicidad y mercadeo, –incluyendo la comunicación digital-.
• Empleados.
• Transporte.

Una vez que tenés claro cuáles son tus costos, necesitás determinar cómo vas a pagarlos y mantener tu negocio en marcha hasta que podás generar utilidades. Algunas preguntas que te debés hacer son:
• ¿Cuánto de tu dinero personal deberás invertir para comenzar tu emprendimiento?
• ¿De dónde vendrá ese dinero? (Las tarjetas de crédito es lo menos recomendado).
• ¿Este monto logrará cubrir toda la inversión inicial?
• ¿Cuántos meses de gastos operativos cubrirá?
• ¿Deberás pedir prestado a amigos, familiares, y/o instituciones financieras?

Calculando tu punto de equilibrio
También tendrás que tener en cuenta algunas proyecciones que te ayudarán a determinar lo siguiente:
• El tiempo que te tomará recuperar tu inversión inicial mientras lográs cubrir tus gastos operativos.
• Cuánto tiempo te llevará poder ver algunas ganancias.

Antes de desempolvar un poco las matemáticas para sacar cálculos, comenzaré por aclarar que el punto de equilibrio es ese nivel en el que tus ventas/ingresos logran cubrir todos tus costos, gastos, inversión inicial, préstamos –si los hay-, etc. No estás ganando nada, pero al menos no estás perdiendo nada tampoco. Después de ese punto, cualquier peso que entre extra, ya es considerado una utilidad.

Si esta es tu primera vez emprendiendo y no sabés mucho –o no te gusta mucho- de contabilidad y finanzas, solo tené presente que es importante tener el control del dinero. La meta es mantener tus gastos operativos lo más bajo posible, recuperar la inversión en el menor tiempo posible y así comenzar a ver las utilidades lo más rápido posible. Parte importante de esto es la frugalidad al emprender y siempre, siempre, mantener tus finanzas separadas de las del negocio.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática: www.plataconplatica.com


Noticias Relacionadas