/Internet
/Internet

Opinión por Marta García Terán,

Hoy quiero contarles que estoy muy contenta. Me encanta saber que de vez en cuando hay espacios seguros en los que las mujeres podemos hablar de temas que nos interesan, compartir y ser sororas unas con otras. Estoy feliz porque por tercer año consecutivo soy parte del Femhack, un espacio masivo de reflexión, creación y colaboración entre mujeres en relación con la tecnología, el ciberfeminismo, los emprendimientos digitales, el software libre, la seguridad digital, Wikipedia, las redes sociales, la programación y el flyposting.

Me encanta ser parte de este evento que comenzó chiquito hace tres años y que poco a poco se va desplegando y ramificando, involucrando a mujeres talentosas y entusiastas.

Este año era un Femhack Centroamericano, tremenda tarea la de Enredadas por el Arte y la Tecnología coordinar a más de 70 mujeres asistentes a 4 paneles con 14 emprendedoras, ciberactivistas e influenciadoras nacionales, 5 talleres dinamizados, varios de ellos por organizaciones y colectivos del istmo, un conversatorio centrado en comunicacón y una fiesta afterfest. Felicito desde aquí al trabajazo de las Enredadas, a pesar de las carreras y el estrés de organizar un evento así, mantuvieron la energía ultravioleta.

Me quedo con varias reflexiones que han estado presentes en toda la vivencia de estos dos días, atravesándome el cuerpo y la mente:

-Si ser feminista no es fácil, ser ciberfeminista tampoco. Tenemos todo en contra para empoderarnos digital y tecnológicamente. Sin embargo, cuando nos juntamos y tejemos redes, hacemos posible lo imposible.

-Nunca estuvo tan a tiempo el premio Anagrama otorgado a la referente ciberfeminista Remedios Zafra hace unos días. Zafra en su ensayo “El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital”, en el que radiografía cómo muchas mujeres creadoras digitales nos vemos obligadas a regalar nuestra trabajo o decir eso de que seguimos creando “por amor al arte”. Muchas de las presentes estamos hartas de ello y quedó claro.

-Debemos trabajar para hacer desaparecer el “síndrome de la impostora”, que comentaba una de las panelistas cuando se discutía sobre el rol de las mujeres en las comunidades de software libre en Nicaragua. Creer que no merecemos abrir la boca o liderar procesos ha sido y es parte de la mochila que cargamos las mujeres. Ya basta. Nosotras sabemos y nosotras podemos, en este Femhack lo hemos demostrado.

-Las maternidades vividas, construidas y pensadas desde el feminismo son una suerte de experimento que necesitamos llevar a cabo. Con todas las incoherencias que se den, nosotras parimos, nosotras decidimos.

-Wikipedia como arma de empoderamiento masiva, no solo porque podemos visibilizar la historia negada a las mujeres, sino porque en el camino, podemos documentar el proceso de contar nuestra historia. Ya tengo ganas de poder replicar todo lo aprendido. Ser mujer y ser wikipedista es un acto político.

-Para terminar, si no podemos bailar, hablar, discutir, codificar, pintar, wikificar, narrar, crear,… no es nuestra revolución.

El único aspecto negativo de esta linda jornada, violencia simbólica ejercida contra nosotras, las participantes. Les cuento que las chicas que estaba realizando el taller de genealogía feminista y flyposting trabajaron durante horas para elaborar un bello mural que reconociera a las pioneras Hedy Lamarr y Ada Lovelace, junto a Remedios Zafra, ciberfeminismo y artivismo de la mano. Quiero denunciar públicamente que el trabajo finalizado era una obra de arte autorizada por la propia UCA en uno de sus muros, pero un delincuente pensó que era mejor destrozarlo ni una hora después de que fuera finalizado. Toda la energía violeta violentada por una persona que no entiende que el espacio público también es nuestro. Espero que recoja lo que siembre.

Adoro las redes tejidas, las historias compartidas y los contactos de oro que pude hacer. Nos vemos en el siguiente akelarre.

Comunicadora Audiovisual y Digital con enfoque de Derechos Humanos.


Noticias Relacionadas