/Agencias
/Agencias

Opinión por Elaine Miranda,

Siempre he pensado que debemos enseñarle a los niños, desde que están pequeños, algunas cosas básicas sobre finanzas personales. Esto con el fin de que a medida que vayan creciendo y una vez adultos (y enfrentándose a sus propios ingresos) el tema no les fuera ajeno, aburrido o complicado. Al contrario: si todos manejamos dinero todos los días, ¿por qué entonces no tratar el tema de una manera más natural?
Por eso escribo este artículo, para que padres y madres puedan ir formando a sus retoños y juntos, creemos una Nicaragua financieramente culta.
A continuación, las 4 cosas que como papá, mamá o tutor, debés asegurarte que aprendan y las actividades que podés llevar a cabo para que lo hagan:

1. Debés ahorrar al menos C$1.00 córdoba de cada C$10.00 córdobas que recibís.

a. Alentá a tu hijo a ahorrar siempre el 10% del dinero que le den.

b. Hacé que tu hijo se fije una meta para comprar algo que realmente quiera y que ahorre para ello.

c. Andá 2 o 3 veces al año al banco con él o ella, para depositar dinero en su cuenta de ahorro y que vea cómo ha ido creciendo con el tiempo.

d. Podrías considerar un “plan de iguale” para los ahorros de tu hijo: por ejemplo, por cada C$100.00 que ahorre, vos le das C$25.00.

2. Introducir información personal como un número de cuenta o de tarjeta de crédito es riesgoso, porque alguien lo podría robar.

a. Contale el peligro de dar información personal en línea.

b.  Explicale que las ofertas en línea “gratis”, como los ringtones de los celulares o juegos, muchas veces solo sirven para que la gente gaste dinero sin que se den cuenta.
c.  Hacé una regla de que tu hijo o hija nunca conteste correos que no conoce y no haga click en anuncios pop-ups.

3. Entre más temprano comience a ahorrar, más rápido va a crecer su dinero por el interés compuesto.

a. Explicale que el interés compuesto es cuando ganás intereses sobre el dinero que ahorrás y sobre los intereses que ya has obtenido.

b. Platicá con tu hijo o hija cuánto puede ahorrar realmente. ¿A qué cosas va a tener que renunciar? ¿Vale la pena? Explicale sobre la búsqueda de la gratificación instantánea.

4. Usar una tarjeta de crédito es como pedir un préstamo. Si no pagás el total de lo que debés cada mes, se te van a cobrar intereses y vas a terminar pagando mucho más de lo que originalmente habías gastado.

a. Explicale por qué si no tiene dinero para pagar en efectivo, tampoco puede usar la tarjeta de crédito.

b. Contale lo útil y/o conveniente que podría ser la tarjeta de crédito al comprar en línea.

c. Mostrale con un estado de cuenta (quizá el tuyo) cómo los intereses se van multiplicando mes a mes, al pagar solo el mínimo.

Y ahí lo tienen, los 4 conocimientos que nos debemos asegurar que los niños y niñas entre 11 y 13 años tengan y cómo hacer para inculcárselos.
La columnista es experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática: www.plataconplatica.com


Noticias Relacionadas

Todos tenemos detonadores emocionales que nos impulsan a gastar. La pregunta es: ¿sabés cuál es el tuyo? Por eso, me puse a echarle cabeza, reco...

por Elaine Miranda