/Agencias
/Agencias

Opinión por Elaine Miranda,

A pesar de que los principios generales de finanzas personales son universales y se pueden aplicar a ambos géneros, las mujeres nos enfrentamos a retos únicos que se traducen en preocupaciones con respecto a nuestra posibilidad de generar ingresos, roles y responsabilidades.

Normalmente, las mujeres viven más años que los hombres, y por tanto son más propensas a vivir solas por períodos de tiempo significativos en su vida. Si a esto le sumamos el hecho de que su participación laboral puede ser intermitente (por el parto y crianza de hijos) además las mujeres debemos preocuparnos y ser agentes activas del manejo de nuestro dinero.

Tomar el control de tus finanzas personales es la llave para tu independencia y prosperidad, pues te va a permitir tener acceso a un mundo de opciones y saber elegir sabiamente lo adecuado para vos. Esta libertad aplica también la posibilidad de formar y quedarte en relaciones de pareja porque querés y no porque debés.

No importa tu edad o en qué etapa de tu vida estés, es importante que tomés las riendas de tu vida financiera y aquí te doy algunos tips para lograrlo:

Presupuesto

Cuando escuchamos la palabra “presupuesto”, inmediatamente pensamos en límite, no es suficiente, control, recortes, restricción, etc. Esta palabra no suele ser bien acogida. Sin embargo,  un presupuesto no es nada

más que la herramienta que más nos va a ayudar a gozar de una vida financiera sana.
No debemos complicarnos la vida al realizarlo, los dos rubros más importantes que debe llevar son:

• Los ingresos: cuánto dinero gano mensualmente.
• Los egresos: es decir, en qué se me va el dinero.

Tus hijos deben formar parte de tu presupuesto. Para las familias, el dinero que se gasta en los niños es un agujero negro, nadie sabe cómo, dónde ni cuánto se va. La solución es establecer un monto fijo por cada niño al mes, guardar ese dinero en el sobre con su nombre y cuando se acaba… se acaba.

Otro punto importante es la manera en cómo gastamos el dinero. Siempre lo digo: cada gasto, por más pequeño que sea cuenta. C$20 por aquí para la gaseosa, C$30 por allá para los cigarros o el café…. y dos semanas después no sabemos qué pasó con la quincena. Así como cada uno de esos gastos va sumando, igual lo hará si los convertimos en ahorro. El secreto está en dejar de comprar compulsivamente, y empezar a comprar inteligentemente. Algunos consejos para dejar de gastar sin pensar son:

1. Dejá de usar tu tarjeta para tus gastos menores y cargá solo el dinero exacto para cada día, pues al pagar en efectivo, tenemos más conciencia del dinero que gastamos.

2. Tené claro dónde vas a poner cada córdoba. Si lo primero que hacés en cuanto tenés tu salario es pagar tus cuentas y ahorrar el dinero que tenés planificado, vas a estar menos tentada a gastártelo después.

3. Andá a las tiendas lo menos posible. Terminamos comprando cosas que no necesitamos, solo porque fuimos a una tienda y nos gustó. Entre menos nos acerquemos a ellas, menos gastaremos.

4. No comprés inmediatamente. Date un par de días para pensar si realmente lo necesitás o es un simple deseo.

5. Al ir de compras, llevá una lista. Además de impedirte comprar cosas que no necesitás, te ayudará a no olvidar las cosas que necesitás.

En fin, evitá deudas incurridas meramente por consumo, es decir: ropa, zapatos, joyería, vacaciones, etc. Que tus compras y gastos no sean el medio para sentirte bien, pues ese tipo de felicidad es efímera, corta y trae un alto costo.

La autora es experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática: www.plataconplatica.com


Noticias Relacionadas