Imagen referencial. /Internet
Imagen referencial. /Internet

Opinión por Lyhelis Torres,

La mayoría del tiempo tengo una buena actitud, positiva y sonriente, siento que ese es mi aporte a diario para la sociedad en forma de agradecimiento por tener vida; pero, ¿es nuestro estilo de vida socialmente responsable? Nos damos cuenta que utilizamos las redes sociales como nuestro basurero emocional, en el que vertimos como un espejo lo que vemos en nosotros mismos.

Últimamente me resulta abrumador entrar a mis redes sociales, es agotador ver la cantidad de cosas negativas que se comparten: quejas, dramas, opiniones ofensivas, críticas destructivas, burlas, sexismos, consejos no pedidos y las expresiones al aire que son indirectas muy directas.

¿Alguna vez has escuchado el término “proyectar”? (Y sé que el tema puede generar ciertas alergias, por lo que seré lo más objetiva posible). No necesitás responderme, solo hacé memoria: ¿Recordás la última vez que te expresaste mal sobre algún ser humano? ¿Qué pensaste? ¿Utilizaste adjetivos calificativos? Por favor, no te justifiqués, no es necesario, eso es pasado y podés aprender de ello. Solo necesitás, en primer lugar, ser honesto con vos.

Si un especialista te dijera que todo lo que pensaste o expresaste sobre ese ser humano es claramente una idea sobre vos mismo o algo que te disgusta sobremanera de tu carácter o personalidad, ¿le creerías? ¡Yo, sí! Por eso me asusta cuando leo tanto comentarios dañinos y tóxicos en las redes sociales.

Expreso esto, porque en innumerables ocasiones he estado en la posición de juzgar a otros y la única forma de cambiar ese comportamiento ha sido cambiando mis propios pensamientos sobre mí misma. Uno solo puede dar lo que tiene, si yo veo belleza en mí, miraré belleza en mi entorno; si yo siento bondad en mí, podré brindar bondad a mi entorno; si yo me amo de forma sana y respetuosa, podré amar a otros de la misma manera. Al final, nuestros actos hablan mejor que nuestras palabras.

Yo no sé si a vos te pasa lo mismo, pero cuando estoy en círculos de confianza, como mi familia, mis amistades o mi sicóloga, suelo ser muy espontánea más de lo normal y me expreso en ocasiones de forma muy ruda o vulgar, sí sí, yo también digo malas palabas y opino sobre “esto o lo otro” como si fuese una experta en la materia. Y esos errores los justifico diciendo: “Usted me perdona el francés” o “hablemos bajo el seno de la confianza”, cuando en realidad ni una ni la otra me da el derecho de emitir una opinión sobre la vida de alguien o de ser fría sobre “X” o “Y” tema. ¡Eso no construye ni edifica ni a mí, ni a nadie!

Reflexionemos sobre nuestro estilo de vida: ¿cómo pensamos?, ¿cómo sentimos? y ¿cómo actuamos? Quizá, así, demos la importancia a nuestras opiniones y expresividades, verbales y escritas, porque las redes sociales también son canales de comunicación donde reflejamos lo que somos, generando una impresión digital de mi “Yo”, tal cual habláramos de una fotografía. Evitemos perder nuestro tiempo viviendo la vida de los demás, aprovechémoslo mejor en promover una imagen más amigable de nosotros mismos, desde nuestro interior.

¡Construyamos redes verdaderamente sociales!

¡El cambio empieza por y para mí!

La autora es especialista en Responsabilidad Social

  • Luis Alfonso Muñoz Guardado

    El problema es que el ser humano se a alejado de Dios y nos hemos hecho dependiente de la tecnologia y placeres que nos rodea. En vez de buscar ayuda en Dios , Buscanos ayuda en la redes publicando nuestro problemas, Jugando de mejores consejeros , dando me gusta a post de todo tipo y propaganda que degenera la mentalidad del ser humano.Por que el amor al prijimo no existe ,es sencillo por que no nos queremos nosotros mismo , Asi jamas demostraremos amor ,respeto. Pero esto sucede por que nosotros los humanos hemos olvidado quien es nuestro verdadero guia de la vida ,nuestro creador Dios. Y no nos damos cuenta que nosotros mismo nos estamos destrullendo en todo sentido.

    • Lyhelis Torres

      Gracias Luis por tus comentarios, justo los veo! Que regio que has encontrado respuestas y que tenés claridad mental y espiritual, cosa que muchos aún estamos en proceso de búsqueda. Te felicito y aliento a seguir el camino, dando el ejemplo, empezando por Vos Mismo!

      • Luis Alfonso Muñoz Guardado

        Hola Lyhelis, de eso se trata el inicio esta en nosotros mismo y trabajando todos los días por ser mejores seres Humanos con ayuda de Jehova Dios.
        Por cierto muy buenas tus ediciones .


Noticias Relacionadas