Imagen referencial. /Internet
Imagen referencial. /Internet

Opinión por Lyhelis Torres,

Yo podría decir que me siento capaz de “salir y comerme el mundo”, pero en realidad hago lo que necesito para lograr salir y conquistar “mi” mundo. Y por eso la pregunta: ¿de qué soy capaz? toma realmente sentido, pues me empuja a pensar en mí, en mis sueños, y a su vez, en los miedos y retos que debo superar para cumplir mis anhelos. Es decir, me invita a tomar conciencia de mi Yo.

Por naturaleza, los seres humanos, tenemos más conciencia externa que interna, por consiguiente tendemos a dudar de nuestras capacidades personales, pues conocemos poco de nosotros mismos. Somos los primeros en admirar o criticar nuestro entorno.

Sin embargo, nos toma toda una vida, poder identificar qué nos tiene decaídos, por qué andamos preocupados o qué nos hace feliz; y eso, en el caso que realmente tengamos ganas de tomar conciencia o de llegar al fondo de nuestra realidad actual.

Respondete a vos mismo

¿Te has detenido frente al espejo y has admirado tus rasgos más atractivos? ¿Te detenés un momento en el día para agradecer por lo que tenés?, o ¿Te felicitás por lo brillante de esa intervención en el trabajo? Disculpá que te pregunte: ¿Te atendés, te mimás, pasás tiempo de calidad con vos mismo, con tu ‘Ser’? ¿Cuidás tus horarios de comida? ¿Procurás tener un descanso reparador?… las respuestas son tuyas, no tenés porqué compartirlas con nadie.

Y es normal que te estés preguntando

¿Por qué es importante este tipo de cuestionamientos? ¿Qué tiene que ver el cuido personal con tus capacidades individuales? Y lo único que voy a responder es que, esas son algunas de las cosas que todo ser humano puede hacer para conectar consigo mismo. Y una vez que hayás cliqueado con vos mismo, será el momento idóneo para pasar a responder la pregunta del día de hoy: ¿De qué sos capaz?

Cada uno puede tener una respuesta diferente y les aseguro que todas serán correctas, pues mientras, más única y suya sea, más les caracterizará y definirá.

Pero, ¿cómo lograr saber de qué sos capaz, sino te conocés?

Podrías iniciar con un ejercicio sencillo, tomá una hoja de papel y en el título escribí: ¿Qué me hace feliz? Y detallá absolutamente todo lo que te genera felicidad, eso que te provoca y estimula, es tu motivador; y mientras más motivadores positivos y edificantes tengás, más seguro te sentirás de vos mismo y de tus capacidades.

Antes de iniciar este proyecto, le dí un montón de vueltas a la idea, hasta que en la primera semana del año empecé a vivir mi proceso creativo. En lo personal, luego de cada experiencia de vida, de esas que te tocan el alma, viene a mi mente una frase que siento que me define: ¡soy capaz de “eso” y más! Fue esa simple expresión, lo que me motivó a moverme, a escribir, a generar valor agregado al compartir intencionalmente mis experiencias, pues tenía la seguridad personal de que sí se podía.

Creeme, si aún tenés dudas, tu vida se pone más interesante, pues las dudas y los cuestionamientos te brindan la oportunidad de darte respuestas nuevas, de reinventarte, de rencontrarte y de crear tu propio criterio, elegir tus creencias y formar tu personalidad. ¡Nunca es tarde!

*La autora es especialista en Responsabilidad Social


Noticias Relacionadas