Destacado, Nacionales Por

Decenas de mujeres se plantaron hoy frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), abrieron sus sombrillas y se pusieron a bailar en plena vía, para llamar la atención sobre su lucha a favor de la restitución de la figura del aborto terapéutico, prohibido en el Código Penal desde 2006.

“Al igual que en los últimos ocho años, estamos demandando que la Corte se pronuncie ante los recursos por inconstitucionalidad que hemos metido en contra de la penalización del aborto terapéutico”, explicó a Acan-Efe la integrante del Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Maité Ochoa.

Durante el “Plantón de las sombrillas“, como autodenominaron a esa nueva manifestación, el grupo de mujeres presentó su carta de solicitud de respuesta número 158 en los últimos ocho años sobre los recursos ante la Corte, indicó Ochoa.

Junto a esa nueva solicitud, las mujeres portaron pancartas alusivas a favor de la despenalización del aborto terapéutico y cerraron momentáneamente el tráfico de vehículos frente a la Corte, sobre la Carretera Panamericana Norte, de las más transitadas de Managua.

Durante el plantón unas 30 mujeres de todas las edades se turnaron para bailar en plena vía la canción “Todas juntas, todas libres”, que hizo bajar de su vehículo a más de un conductor para observarlas.

Detrás del espectáculo, se esconde un drama que en 2013 convirtió en madres a unas 1.600 niñas y otras 20 mujeres murieron por no haber podido abortar, afirmó la líder de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, Magally Quintana.

“¿Quién se hace cargo de esas niñas? El problema del aborto no lo van a resolver con represión, preguntemos en el hospital de la mujer Bertha Calderón, de Managua, cuántas mujeres llegan desgarradas por haberse practicado un aborto en condiciones clandestinas. Estos datos los esconde el Ministerio de Salud”, denunció Quintana.

El Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico, organizador de la protesta, coordinó para que la misma manifestación se realizara este viernes ante todas las sedes del poder judicial en el país.

En el contexto de la campaña por las elecciones presidenciales de 2006, la Asamblea Nacional (parlamento) nicaragüense escuchó las peticiones de las iglesias católica y evangélica para prohibir el aborto terapéutico, que figuraba en el Código Penal del país desde hacía más de un siglo.

La legislación facultaba a practicar este tipo de interrupción del embarazo si era “determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer”.

El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega se ha declarado a favor de la penalización del aborto terapéutico. ACAN-EFE


Noticias Relacionadas