Nacionales Por

Las fuertes lluvias caídas en las últimas horas en Nicaragua han afectado a 570 familias en al menos diez municipios del país, informó ayer la primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

“En las últimas horas tuvimos afectaciones en diez municipios de cuatro departamentos de Nicaragua”, dijo a través de medios del Gobierno.

Mientras, los funcionarios del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informaron que el clima continuará haciendo estragos sobre el país,  por lo que las amenazas a la infraestructura y la salud siguen latentes.

En conferencia de prensa ante medios oficiales, Marcio Baca, director de Meteorología de Ineter, informó que una nueva onda tropical está atravesando el territorio nacional.

“El calentamiento en el Océano Pacífico está generando áreas de bajas presiones que con los vientos están arrastrando mucha nubosidad a las regiones del pacífico, norte y centro del país”, manifestó Baca.

El funcionario insistió que estas condiciones climáticas traerán consigo precipitaciones en el territorio nacional.

En este sentido Baca mencionó que la lluvia registrada la noche de este martes generó en Managua un acumulado que osciló entre 60 y 68 milímetros.

Las fuertes precipitaciones  de las últimas horas también causaron daños en 114 viviendas, de las cuales 111 quedaron anegadas, una destruida totalmente, y dos semidestruidas, precisó por su parte Murillo.

Una persona resultó muerta y otras 11.300 afectadas por intensas lluvias en Nicaragua la semana pasada, especialmente en Managua.

Agregó que dadas las constantes vulnerabilidades se ha habilitado un puesto de mando nacional en el que la población podrá comunicarse, mediante el número 125 para reportar incidencias y afectaciones por lluvias o cualquier otra emergencia.

Murillo informó que esta decisión se tomó a raíz de las afectaciones que las lluvias ocasionan en el sistema eléctrico y a su vez en el servicio de agua potable y en el sistema de salud en general.

Recordó que la lluvia del pasado martes ocasionó interrupciones en el servicio de energía eléctrica, así como otras afectaciones derivadas en los sistemas de agua potable y de salud.

Detalló que la habilitación del puesto de mando nacional implica el trabajo de más de 100 personas que estarán monitoreando, a través de sistemas computarizados. Además se mantendrán en contacto con las alcaldías de todo el país para fortalecer la capacidad de respuesta.

Por Humberto Galo


Noticias Relacionadas