Destacado, Nacionales Por

Veintinueve viviendas semidestruidas, un centro de salud, tres iglesias y un colegio dañados parcialmente, así como 26 barrios afectados, fue el balance general de daños reportado por la coordinadora de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, tras el terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter del lunes.
El Gobierno señaló también que las ciudades de Chinandega y León son las más afectadas con un saldo de 34 familias (173 personas) con daños en sus viviendas y golpes por caída de tejas. Murillo destacó que gracias al sistema de alerta que se activó de manera casi inmediata, alrededor de cien mil personas de las zonas costeras del Pacífico del país se evacuaron.
“Estamos hablando de 100 mil personas, una movilización masiva. Y esto se logra con un modelo efectivo”, dijo Murillo.
Sin embargo, en las redes sociales se ha evidenciado que hubo algunas fallas como por ejemplo que no existían albergues para las personas que se evacuaron o autoevacuaron de zonas donde se activaron las alarmas por amenaza de tsunami como Corinto, donde los pobladores con niños y ancianos esperaron en gasolineras de Chinandega porque no se tenía un sitio definido adonde ir y fue el pastor Israel Mayorga, de la Iglesia Getsemaní, quien abrió sus puertas a las familias que retornaron a sus hogares gracias a las gestiones del alcalde Absalón Martínez.

 7,3 en la escala de Richter fue la magnitud del terremoto, cuyo epicentro fue ubicado a 67 kilómetros de Jiquilillo, Chinandega, a una profundidad de 40 kilómetros.
40% de los habitantes de Managua salieron de sus casas tras el sismo, informó la Dirección General de Bomberos.

Para concluir, Murillo hizo un llamado a mejorar los sistemas de construcción siguiendo las normas necesarias para brindar seguridad a las familias.“Tenemos que procurar, en la medida de lo posible, fortalecer por lo menos los lugares donde dormimos, que es donde los sismos pueden ser más destructivos si son de noche. Hay que ponerle suficiente hierro a las paredes de los cuartos, cumplir con los códigos de construcción, de manera que no lamentemos dolorosas pérdidas de nuestras familias”, señaló.


Noticias Relacionadas