Leyla Prado, abogada nicaragüense. / Archivo
Leyla Prado, abogada nicaragüense. / Archivo

Nacionales por Rafael Lara,

Leyla Prado, abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), se presentó este jueves al Instituto de Medicina Legal (IML), para hacerse una valoración médica solicitada por la jueza Nalia Úbeda.

La jueza hizo la petición porque la abogada no se presentó al juicio contra la profesional del derecho, María Oviedo.

La abogada María Oviedo es acusada por la Fiscalía de obstrucción de funciones, luego de que el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de Masaya (DAJ), la denunciara por haberle dado una bofetada, luego de que el policía la empujara y supuestamente la manoseara, cuando ella daba acompañamiento a un excarcelado que había sido citado en esta estación policial.

La abogada Leyla Prado, argumentó que no se presentó a la audiencia donde defendería a María Oviedo, debido a que tenía un subsidio de 10 días, tras presentar problemas de salud, la jueza pidió que fuera valorada por el IML.

María Oviedo, abogada de la CPDH. Archivo/END

María Oviedo, abogada de la CPDH. Archivo/END

“Es un abuso de autoridad. En la historia del derecho nunca había visto que un judicial envíe al IML a un abogado defensor para valoración médica, ya que estos no son objeto de proceso”, indicó Marcos Carmona, secretario general de la CPDH.

Carmona además explicó que aunque la abogada Verónica Nieto, es la suplente de Leyla Prado en el caso de María Oviedo, tanto la defendida como la suplente, manifestaron a la jueza que preferían esperar la recuperación de Leyla Prado, la cual es una solicitud válida para reprogramar el juicio.

A la abogada María Oviedo la enviaron a juicio tras permanecer dos días en prisión, luego de ser arrestada en Masaya el pasado 26 de julio.

En un video que se filtró en las redes sociales tras la detención de María Oviedo, se puede observar que luego de ser empujada con violencia por el oficial, dos agentes mujeres la tomaron con fuerza por el cuello y la arrastraron por al menos 30 metros.

Las dos agentes que arrastraron a la abogada ahora aparecen cómo testigos en el juicio en su contra.


Noticias Relacionadas