Imagen de una patrulla de la policía de Nicaragua. Archivo/Metro
Imagen de una patrulla de la policía de Nicaragua. Archivo/Metro

Departamentos, Destacado, Nacionales por Rafael Lara,

Un niño de 12 años recibió una patada en la cara de parte de un policía, según la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) que interpuso su hermano Moisés Leiva Chavarría, quien fue excarcelado el 5 de abril de este año.

El menor mostró un moretón en su cara dejado por la bota policial. Los familiares del afectado especificaron que la agresión ocurrió el lunes, aproximadamente, a las 10:00 a.m. en el barrio Sor María Romero, de Matagalpa. El incidente se produjo en el momento cuando Leiva, de 21 años, no estaba en su casa y los policías fueron a buscarlo a la vivienda de sus padres.

“Ayer casi matan a mi hermano. Me llegaron buscando varias patrullas. Mi hermano estaba jugando en la calle y como tiene una pulsera azul y blanco artesanal que hice en la cárcel, en su mano derecha, eso les llamó la atención. Parece que el teniente de la Policía de Matagalpa, Arlen Fonseca, le acomodó una patada en la frente de mi hermano, dejándolo con marca en la cara”, dijo Leiva.

Añadió que posteriormente lo enchacharon y montaron a una patrulla que lo trasladó hasta la delegación donde fue amenazado de muerte y le exigieron que dijera dónde estaba su hermano.

El 12 de mayo del 2018, la policía mató a su hermano de 16 años, José Leiva, en el contexto de la crisis sociopolítica. Por la participación en las protestas, Moisés Leiva fue capturado el 22 de septiembre del 2018.

Miembros de la Policía Nacional realizan un cordón de seguridad frente a los medios de comunicación. Archivo/Metro

“Me acusan de que soy tranquero, que levanto gente en el barrio y no paro de andar en las calles, cuando eso es mentira, es falso, porque yo ando trabajando, buscando como sobrevivir. Cuando fui liberado yo salí sin un centavo en la bolsa”, asegura Leiva.

En el caso de su hermana, era la única persona con capacidad de llevarle alimentos al Centro Penitenciario La Modelo y, en octubre del año pasado, durante una visita en que iba con dos menores de edad, el mismo policía Arlen Fonseca la agarró y acusó de llevar seis libras de marihuana, por lo que fue procesada y condenada a 5 años de prisión.

“Desde el miércoles de la semana pasada nos vienen amenazando, vine a la CPDH y me siguieron en la misma moto negra RS Pulsar, que describen en las redes sociales y dicen que me robé”, indicó Leiva.

El doctor Pablo Cuevas, abogado de la CPDH, dijo que la Policía continúa con el asedio en contra de los excarcelados y parte de eso, todo hacer ver que a la hermana de Leiva, la penalizan a través de la implantación de un delito.

“El caso de Moisés y su familia es extremadamente lamentable y comenzó con el asesinato del hermano de apenas 16 años, a quien un paramilitar le quitó la vida de un balazo en la cabeza. Desde entonces hay una cantidad de hechos abusivos contra esta familia.


Noticias Relacionadas

Tras un año de buscar a su hijo Ervin Reynaldo Gallo Salgado, de 34 años, Esperanza Salgado exige al Gobierno de Nicaragua que se lo devuelvan “vi...

por Ana Cruz

El Gobierno retiró el presupuesto a la Academia de Ciencias de Nicaragua (ACN), según Melba Castillo, presidente en funciones de dicha organización...

por Mauricio González