El párroco de la iglesia San Jerónimo, José Antonio Espinoza. Orlando Valenzuela/Metro
El párroco de la iglesia San Jerónimo, José Antonio Espinoza. Orlando Valenzuela/Metro

Departamentos, Nacionales por Mauricio González,

Masaya no está para celebraciones como antes del 2018, ya que esta ciudad vive en ambiente de “pobreza, acecho, encarcelamiento, temor y un motón de cosa”, según el párroco de la iglesia San Jerónimo, José Antonio Espinoza.

Además indicó que por segundo año la bajada de la imagen de San Jerónimo, se hará con sobriedad, oración y ahorro. Por este motivo, tampoco vio necesario tener un mayordomo, cargo que generalmente pedía ocupar la Alcaldía de Masaya.

“La procesión va a salir. No necesitamos que haya un mayordomo. Para eso hay un párroco, que ejerce todas las funciones necesarias de todo lo que acontece en la parroquia”, dijo.

También señaló que no habrá pedido de licencia, este era un acto que se hacía donde una persona venía a la iglesia para pedir permiso de ser mayordomo.

“Este sería el segundo año que este acto no se va a realizar, porque he decido que el párroco la ejerza, no como mayordomo sino como párroco, el primer responsable de la pastoral de la parroquia y la fiesta patronal es parte de la pastoral de la parroquia”, apuntó.

Ante la pregunta: ¿Por qué no se normalizan las fiestas de San Jerónimo? Espinoza expresó que hay que ver tanta gente en Masaya que sufre la pobreza, el desempleo, están encarcelado, exiliados y todo eso nos pide un espíritu de creyente diferente de acuerdo con la situación que nos toca vivir como ciudad.

No habrá pólvora ni palo lucio, según el padre José Antonio Espinoza, párroco de la iglesia San Jerónimo

De igual manera destacó que a pesar de los cambios los feligreses no se han retirado, todo lo contrario se acerca a la parroquia.

“Pienso que es una respuesta muy importante del feligrés de buscar la respuesta en Dios. Ante la circunstancia de dolor, sufrimiento y la crisis, la respuesta la buscamos en Dios. No nos alejamos de él, nos acercamos a él” subrayó.

Policías en una calle de Masaya. Archivo/Metro

Policías en una calle de Masaya. Archivo/Metro

Asimismo señaló que los feligreses están trabajando en la realización de la fiesta, principalmente a través de la Cofradía de San Jerónimo y Consejo Parroquial Pastoral.

El párroco explicó que para efectuar las fiestas se necesitan unas 10 horas de música, fondos para el arreglo del altar, las flores, las rosas, las candelas, ese tipo de cosas.

“No es el gasto de los años anteriores que llegaba casi a los 10.000 dólares. Este año no, igual que en el año pasado vamos a reducirlo muchísimo, acogiéndonos a la circunstancia social que nuestro pueblo vive. Mucho menos que la mitad”, refirió.

En cuanto al uso de la pólvora dijo que en toda la celebración no habrá. Tampoco se realizará la actividad del palo lucio.

“Si queremos reducir los gastos la pólvora no es estrictamente necesaria”, subrayó.


Noticias Relacionadas