Imagen referencial del elevado de Las Piedrecitas. Archivo/Metro
Imagen referencial del elevado de Las Piedrecitas. Archivo/Metro

Destacado, Managua, Nacionales por Juan Carlos Tijerino,

Las paradas improvisadas de buses han empezado a surgir en distintos puntos en el paso a desnivel Las Piedrecitas, cuyo costo de construcción alcanzó los US$16,5 millones en 2018.

En el diseño aprobado, ejecutado y culminado con más de un año de retraso, no se estableció la instalación de una parada frente a la sede de la Contraloría General de la República (CGR), pero actualmente funciona una ahí.

Los usuarios que están haciendo uso de esta, son pacientes que asisten al nuevo Hospital Fernando Vélez Paiz, inaugurado el 22 de enero pasado; es decir, 10 meses antes que el paso a desnivel.

La aglomeración de personas atrajo a vendedores, y ahora en ambos extremos de la carretera se han instalado comerciantes.

Para el ingeniero vial David Gaitán Fuentes, las autoridades debieron haber realizado un estudio y consultado a la población antes de ejecutar la obra. A su criterio, la “ubicación actual de las paradas no van acorde con el diseño” y pareciera “que se enfocaron más en el diseño geométrico de la obra, y dejaron a un lado la importancia de los peatones y pasajeros”.

“He observado circulando de norte a sur (Linda Vista a 7 Sur) a peatones caminando sobre la carretera en vista que el puente peatonal está retirado. Esto generalmente lo hace la gente que habita en las inmediaciones de Batahola Sur (Managua). Como no le prestaron atención a las aceras, la gente se va sobre los carriles de circulación de los vehículos, hay un peligro latente”, precisó Gaitán.

El ingeniero explicó que por el tipo de obra que se ejecutó, el flujo de vehículos así como la velocidad en la que circulan es mayor, por lo tanto, la zona no solo debe estar despejada, sino que nada debe afectar la visión del conductor.

Por tal razón dijo, las actuales paradas aprobadas por la Comuna están a largas distancias, tal como lo establecen las normas internacionales geométricas de construcción. No obstante, consideró, que el trayecto que conduce del 7 Sur a los antiguos juzgados de Managua, se pudo haber construido un bypass o una calle marginal.

“Lo que debieron haber hecho es un bypass o calle marginal a esa vía, esto daría acceso a los buses y los sacaría de la vía principal, ingresarían donde están los pasajeros, que es la zona donde sale la gente del hospital y los barrios como Tierra Prometida”, indicó Gaitán

Para el especialista, las paradas improvisadas, así como los tramos que podrían proliferar si no toman acciones las autoridades, son un peligro para la población, ya que la obra es para agilizar el tráfico y podrían presentar accidentes.


Noticias Relacionadas