Nicas durante una protesta en San José de Costa Rica. Archivo/Metro
Nicas durante una protesta en San José de Costa Rica. Archivo/Metro

Nacionales por Humberto Galo Romero,

Casi 100.000 nicaragüenses han dejado el país desde que inició la crisis sociopolítica en el país en 2018, según Ramón Muñoz, director de la Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH), organización que ha dado seguimiento desde mayo del año pasado al desplazamiento de los nicas.

“El tema de los migrantes es una situación que se tiene que visibilizar ante la comunidad internacional, la Unión Europea, a los países de la región, de América Latina, porque no se está haciendo mayor cosa para ayudar a esas personas que viven en una situación muy grave y se habla de cerca de 80.000 nicaragüenses que han dejado el país”, señaló Ramos.

De ese total agrega cerca del 90% se han asentado en Costa Rica, sin embargo menos de la mitad han obtenido permisos laborales y quienes han recibido estatus de refugiado es mucho menor.

Investigación

Precisamente para tratar de visibilizar la situación de los exiliados nicas la RIDH ha iniciado desde hace siete semanas una investigación que les permitirá elaborar un diagnóstico sobre los desplazados nicaragüenses y los desafíos que enfrentan las instituciones gubernamentales de los países donde han emigrado.

Archivo/Metro

Nicas durante una protesta en San José de Costa Rica. Archivo/Metro

Basado en dicho monitoreo han podido determinar que Costa Rica, Honduras, Panamá y en menor medida Guatemala y Estados Unidos han sido los principales destinos para los nicaragüenses que han salido en busca de refugio.

Muñoz señala que la investigación que actualmente realizan es un gran esfuerzo de la organización, pues cuenta con recursos económicos limitados, pero han logrado viajar a esos países para realizar trabajo de campo.

El 90% de los desplazados nicaragüense se ha asentado en Costa Rica, sin embargo, menos de la mitad han obtenido permisos laborales

Por su parte, Martha Jackson, una de las investigadoras, explicó que en las últimas semanas se han reunido y entrevistado con migrantes nicas en los tres países, pero también con organizaciones de la sociedad civil y entidades gubernamentales.

“Han sido grupo muy heterogéneos con los que nos hemos reunido. Jóvenes, campesinos, obreros, periodistas, médicos, gente de la tercera edad”, manifestó Jackson.

La investigadora señala que hasta julio unas 68.000 personas nicaragüenses ingresaron al sistema de migración costarricense pidiendo protección al Gobierno, mientras que en Panamá y Honduras la situación es un poco más compleja por ser una población migrante más insivibilizada y las complicaciones mismas del sistema de solicitud de asilo es más engorroso.

“En Panamá los datos de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) dicen que hay 5.000 solicitantes de refugio nicaragüense que han llegado, pero el sistema mismo de asilo panameño es muy complejo y muchas personas no han podido registrarse y ha pasado el tiempo límite para hacer esa gestión y están ilegales”, dijo Jackson.

A renglón seguido agregó que en Honduras pasa algo más o menos parecido, el proceso es bastante engorroso y las personas que llegan prefieren quedarse en zonas cercanas a la frontera y no formalizan sus solicitudes.

Los resultados finales de este diagnóstico serán presentados en septiembre próximo durante la Asamblea General de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh).


Noticias Relacionadas

El diplomático español Pelayo Castro Zuzuárregui ha sido designado como embajador de la Unión Europea (EU) en Nicaragua, en sustitución del brit...

por Dickson Espinoza

La joven estudiante universitaria María Ruiz Briceño, capturada por la policía por manifestarse contra el Gobierno, no ha logrado ver a su abogada ...

por Mauricio González