Según la Cámara de Industrias de Nicaragua, el IED es un indicador económico que está en negativo desde el año pasado. Archivo/Metro
Según la Cámara de Industrias de Nicaragua, el IED es un indicador económico que está en negativo desde el año pasado. Archivo/Metro

Destacado, Nacionales por Manuel Bejarano y Alma Vidaurre,

Mientras Costa Rica, El Salvador, República Dominicana y Panamá lograron captar US$3.013 millones de Inversión Extranjera Directa (IED), en el primer trimestre de 2019; Nicaragua se va quedando sin nada como consecuencia de la crisis sociopolítica.

La suma de la IED de estos cuatro países centroamericanos, más República Dominicana, registró un crecimiento de casi 11% en ese período, con respecto al mismo lapso de tiempo de 2018, según datos publicados por el Consejo Monetario Centroamericano (CMC).

Sin embargo, a nivel individual cada país tuvo un comportamiento mixto. Costa Rica recibió US$92 millones más, lo cual representa un incremento de 31,5%.

El Salvador disminuyó en US$224 millones sus flujos de IED (-55,8% menos).

Y República Dominicana y Panamá registraron aumentos de US$177 millones (28,2%) y US$253 millones (18,1%), respectivamente.

En el informe del Consejo Monetario Centroamericano, Guatemala, Honduras y Nicaragua los datos actualizados de IED están hasta el cuarto trimestre de 2018.

Sin inversión

En esa información se observa que Honduras tuvo en 2018 un crecimiento moderado de IED de 3,4% y Guatemala un decrecimiento de casi 12%. Sin embargo, la caída más drástica es la de Nicaragua, de 53,5%.

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), dijo que la IED es un indicador económico que está en negativo desde el año pasado.

El economista y presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), Mario Arana, descartó que la IED esté en cero completamente este año en Nicaragua, aunque lamentó que no se haya informado del estado actual de las mismas.

Nicaragua recibía unos US$800 millones en inversión extranjera directa anualmente, pero en el 2018 descendió a US$359 millones, como consecuencia de la crisis sociopolítica

Arana dijo que Nicaragua aún recibe inversión en algunos sectores, como en energía, telecomunicaciones y minería, pero el resto de los sectores, en los que había IED antes de la crisis, está estancada.

Dijo que, aunque el Gobierno no ha brindado a la fecha ningún informe sobre la inversión extranjera directa, hay otros informes que pueden dar una idea de lo que está pasando. Por ejemplo, señaló, hay una contracción de 40% en las importaciones de bienes de capital. Además, según el informe del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), de febrero último, la construcción tuvo una contracción de 18%.

Inversión Municipal de los años 2015, 2016 y 2017, el aumento de proyectos de infraestructura vial de la capital. Alejandro Sánchez

Imagen de edificios en Managua. Archivo/Metro

Arana, también expresidente del Banco Central de Nicaragua, advirtió que “al caer la inversión extranjera directa se está afectando la productividad del país y oportunidades de empleos a futuro”.

“Obviamente, en el presente también, pero lo más dramático es lo que se está perdiendo para el futuro. Nicaragua tiene un déficit muy sustancial en el nivel óptimo de inversión por habitante. (Antes de la crisis) el nivel per cápita del acervo de capital que tenemos en Nicaragua anda por US$4.000, pero deberíamos estar en US$7.000. Es decir, si multiplicamos la brecha de US$3.000 por seis millones de habitantes, quiere decir que necesitamos US$18.000 millones. Eso es lo que le falta a Nicaragua de inversión, para tener un acervo de capital, para verdaderamente mantener un ritmo vigoroso de crecimiento económico sostenido en el tiempo y optimizado”, explicó Arana.

El economista aseveró que Nicaragua estaba recibiendo aproximadamente US$800 millones en inversión extranjera directa anualmente, una cantidad importante, pero largo de ese acervo que se necesita en el país.

Pérdida de oportunidades

El economista Arana indicó que, debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, “muchos inversionistas están pensando en migrar a países como los nuestros, pero el país que lo está aprovechando es República Dominicana, fundamentalmente, y otros países centroamericanos, pero menos Nicaragua”.

Arana explicó que, en el contexto de la guerra comercial, uno de los sectores que podría estar aprovechando la oportunidad es el textil y de confección. “Está perdiendo la oportunidad de ganar inversiones y generar empleos”, expresó Arana.

Maltez vaticinó que “mientras no resolvamos el tema de la crisis sociopolítica no va a seguir viniendo ninguna inversión, eso tiene que quedar bastante claro y no nos vamos a cansar de seguir hablando de este tema”.

El empresario y representante del sector industrial señaló que el Gobierno está claro de que a Nicaragua no va a volver a venir inversión y que es grave, porque “vamos a llegar a un despeñadero económico”. Advirtió que el Gobierno tiene que demostrar voluntad para resolver la crisis sociopolítica, pero por ahora no se ve esa voluntad.


Noticias Relacionadas

La industria de la construcción que hasta inicios del 2018 venía impulsando el crecimiento del empleo formal en el municipio de Tola, Rivas, está e...

por Lesber Quintero