Nahiroby Olivas, miembro del Movimiento 19 de Abril de León. Archivo/Metro
Nahiroby Olivas, miembro del Movimiento 19 de Abril de León. Archivo/Metro

Destacado, Nacionales por Ana Cruz,

En los últimos días algunos manifestantes excarcelados y opositores han sido asediados, amenazados y sus viviendas dañadas por agentes policiales, así como civiles armados. Entre los afectados están Byron Estrada y Nahiroby Olivas, cuyas casas fueron atacadas a pedradas.

El universitario de León Byron Corea explicó que, además del asedio permanente de la policía, pues hay dos patrullas estacionadas frente a su casa todo el tiempo. No obstante, el martes llegaron civiles armados a tirar piedras y destruir la fachada de su hogar, donde vive su madre y su hermana.

Familiares de Nahiroby Olivas y Byron Corean abandonaron sus hogares ante las amenazas de policías y grupos de civiles armados

“Rompieron el portón frontal de la casa amenazando de muerte a los que estaban dentro, decían que los iban a matar, todo se tornó difícil, apedrearon la casa, rompieron las ventanas. Nos preocupa porque pueden intentar tomarse la propiedad”, denunció Corea.

Además señaló que la situación en sus casas se ha tornado “difícil”, ya que desde que fueron excarcelados bajo la Ley de Amnistía, inició todo un trabajo “descabellado” de asedio y amenazas en su contra, por lo que tuvieron que “huir de la ciudad”.

En la casa del líder estudiantil Nahiroby Olivas, también de León, sucedió algo similar. Él denunció que sus familiares tuvieron que abandonar su vivienda porque sujetos armados, a bordo de motocicletas, intentaron ingresar por la fuerza el martes.

“Llegaron a eso de las 11:00 p.m. pasaron por más de 20 minutos golpeando el portón, incluso chocaban las motos contra los portones como si quisieran entrar”, detalló Olivas.

Según el universitario, en la vivienda solo se encontraba su mamá y su hermana de 12 años, quienes por temor a que intenten volver a ingresar y atenten contra su seguridad, abandonaron el lugar.

Olivas exigió que dejaran en paz a su familia porque en su hogar “no hay armas” y sus parientes “no son una amenaza”.

Por otro lado, durante esta semana la persecución contra opositores al Gobierno de Nicaragua se ha intensificado. Flor de María Ramírez, conocida como la “señora del güipil”, denunció, ante los abogados de la organización Defensores del Pueblo, que desde el lunes de esta semana tuvo que salir de su casa por el asedio policial.

Un total de 56 manifestantes fueron liberados este martes. Orlando Valenzuela/Metro

“Se han plantado varias patrullas frente a mi casa. El lunes pasaron ahí todo el día, no sé qué esperan, no sé qué buscan, creo que intentan criminalizarme con algo, no sé qué pueda ser, pero responsabilizo al Gobierno de Nicaragua y a la Policía Nacional si algo sucede a mi familia o a mí”, declaró Ramírez.

De igual manera, María Ramírez Fonseca, quien trabajó por más de un año con el Frente Sandinista como miembro del Consejo del Poder Ciudadano (CPC), también tuvo que abandonar su casa por el asedio policial que ha sufrido por participar de las protestas sociales antigubernamentales.

“El lunes tuve que salir de mi casa por seguridad, no por miedo, porque han empezado a llegar patrullas de la Policía a quedarse frente a mi propiedad. El asedio es porque se dieron cuenta que participaba en las protestas y porque fui durante un año y medio, CPC”, dijo Ramírez.

La exmiembro del Frente Sandinista también advirtió que si algo llega a sucederle a ella o a su familia, será responsabilidad del Gobierno de Nicaragua y la Policía Nacional.

El abogado Julio Montenegro, de la organización Defensores del Pueblo, explicó que las acciones de asedio de la Policía Nacional solo denotan que en Nicaragua “continúan siendo criminalizados los derechos y libertades de los nicaragüenses. Se sigue criminalizando la libre manifestación”.


Noticias Relacionadas