Las honras fúnebres de Montenegro y Zeledón. Cortesía/Metro
Las honras fúnebres de Montenegro y Zeledón. Cortesía/Metro

Departamentos, Nacionales por Rafael Lara,

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) asegura que las autoridades nicaragüenses sometieron a interrogación, requisas y tomaron fotografías y videos a los vehículos y personas que participaron en la gestión de repatriación de los cuerpos de Edgar Aristo Montenegro Centeno y Yalmar Antonio Zeledón Olivas, nicaragüenses que habían pedio refugio en Honduras, y fueron asesinados en circunstancias aún no esclarecidas.

Vilma Navarrete, presidenta de la junta directiva de CPDH, su secretario adjunto, Denis Darce, junto a Miroslava Cerpas, en representación del Centro de Investigación Promoción de los Derechos Humanos de Honduras (Ciprodeh) y miembros de la Iglesia católica, coordinaron esfuerzos y lograron la repatriación de los cuerpos de los ciudadanos originarios de Wiwilí, Jinotega.

Jinoteganos que habían solicitado refugio en Honduras fueron secuestrados y asesinados por un grupo de civiles armados

La CPDH informó que reconoce el apoyo que dieron las autoridades de Honduras para agilizar el proceso de repatriación, pero “también debemos señalar que los funcionarios de Migración y Extranjería, así como agentes de la Policía Nacional los asediaron.

Actualmente la familia ha iniciado las honras fúnebres de ambos fallecidos.

Según la publicación del diario La Tribuna de Honduras, el sábado 29 de junio a las 3:30 p.m. los cuerpos fueron entregados a sus parientes que se movilizaron hasta la capital hondureña, acompañados de personal de organizaciones de derechos humanos.

Además señala que los parientes de las víctimas prefirieron el anonimato por razones de seguridad, pero expresaron que estas huyeron de Nicaragua porque habían sido amenazadas a muerte; por lo cual estaban alojadas en una aldea del municipio de Trojes, departamento de El Paraíso, donde se ganaban la vida cortando café.

Asimismo, afirman que para poder vivir legalmente en Honduras, solicitaron refugio político, y esperaban que les aprobaran esa garantía, pero estaba en proceso de parte de las autoridades de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional (Cancillería).

“El jueves anterior fueron raptados, cuando iban a laborar, por hombres fuertemente armados que los fueron a matar a una solitaria zona. Los cuerpos fueron localizados por agentes de la Policía Nacional (hondureña)”, publicó el diario.

Durante los dos días que tardó el proceso, la CPDH mantuvo informados en tiempo real a los organismos internacionales de derechos humanos, Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos. El organismo de derechos humanos cuenta con el monitoreo de su organización socia en Ginebra, la Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH).

Por su parte, Carla Sequeira, directora del área jurídica de la CPDH, comentó que hay denuncias que en Honduras ellos eran perseguidos por grupos afines al Gobierno nicaragüense.

“No se puede afirmar quienes fueron los asesinos; por otro lado, si bien no hay una denuncia específica de grupos del partido de Gobierno nicaragüense siguiendo a los refugiados en Costa Rica, es de notar que hemos conocido de varios exiliados que luego aparecen en la Dirección de Auxilio Judicial”, dijo Sequeira.

Ciprodeh, a solicitud de CPDH, coordinó con las autoridades hondureñas el traslado e ingreso seguro, así también brindó apoyo a la esposa y madre de los fallecidos.


Noticias Relacionadas