Verónica Nieto, abogada de la CPDH, junto a los familiares de los detenidos. Rafael Lara/Metro
Verónica Nieto, abogada de la CPDH, junto a los familiares de los detenidos. Rafael Lara/Metro

Destacado, Nacionales por Rafael Lara,

La persecución y las capturas contra personas que participaron en protestas o que se negaron a reprimir siguen en Nicaragua, señala Verónica Nieto, abogada del equipo de defensores de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Nieto se personó ante la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) los días martes y miércoles para pedir información del caso del exteniente Edwin Antonio Hernández Figueroa, capturado en la zona fronteriza de El Guasaule, y Leonardo José Rivas Guevara, de oficio mesero, quien fue detenido en su centro de labores, ambos el pasado lunes.

Policías se movilizan este jueves por la zona del Mercado Huembes en Managua. Nayira Valenzuela/Metro

Policías se movilizan por la zona del Mercado Huembes en Managua. Nayira Valenzuela/Metro

Nieto expresó que en las oficinas la DAJ tuvo que dejar a la agente de recepción, la solicitud de información dirigida al comisionado general Luis Alberto Pérez Olivas, jefe de dicha institución, ya que dijo no estar el oficial superior ni su asistente ni su secretaria y solo ellos podían atender la gestión legal.

La abogada solicitó información de Hernández Figueroa, exoficial de León, chip 11633, que desertó de las filas de la Policía por considerar que se le asignaron actividades que estaban en contra de los principios de la Policía Nacional, al entrenar a civiles para patrullar armados en las calles de la ciudad de León con la orden de desarticular y disparar a matar a protestantes contra el Gobierno.

Carla Patricia Hernández, hermana del exteniente, dijo que él intentó salir del país por punto ciego en la zona del Guasaule, frontera norte, a eso de mediodía del lunes

Asimismo relató que intentó comunicarse con su hermano y alguien levantó el teléfono escuchándose que lloraba diciendo que lo soltaran, que él ya no quería seguir en la Policía, en una segunda llamada una mujer contestó diciendo que estaba en entrevista y colgó.

Según un video que dejó Hernández, responsabiliza a la Policía de lo que le pueda suceder, ya que con anterioridad sus superiores le aseguraron que solo muerto se sale de la institución.

En el caso del joven protestante de 23 años, Rivas Guevara, su mamá Rosa Argentina Guevara Chávez, dijo que por participar en las marchas comenzó a ser perseguido por la Policía y por su seguridad se internó en la UNAN-Managua, cuando estaba en manos de los protestantes.

Policía en las calles de Managua. Óscar Sánchez/Metro

Además explicó que después de la toma de la universidad por policías y paramilitares, quedó atrapado en la iglesia Divina Misericordia, hasta que logró salir. Luego se fue a Costa Rica, pero incluso allá habían grupos que lo perseguían, por lo cual regresó a Nicaragua. Un señor le dio trabajo como mesero y permitió que se quedara en el local, pero el domingo fueron asediados por civiles y motorizados que hicieron fotos. Al día siguiente el propietario encontró todo el local saqueado y destruido, cuando trato de poner la denuncia no vio interés de los agentes.

Nieto dijo que al no haber ningún agente que pueda atender las solicitudes de información, el segundo paso a seguir es la interposición de un recurso de exhibición personal.


Noticias Relacionadas

Un total de 15 puntos propone el Consejo Superior de la empresa Privada (Cosep), desde su sector en espera de que el Gobierno recapacite y reanude las...

por Rafael Lara