Yubrank Suazo, excarcelado de Masaya dura la eucaristía. Isidro Hernández/Metro
Yubrank Suazo, excarcelado de Masaya dura la eucaristía. Isidro Hernández/Metro

Destacado, Nacionales por Lester Arcia,

Cientos de fieles católicos participaron este miércoles durante la eucaristía celebrada por el padre Edwin Román en la iglesia San Miguel de Masaya para dar gracias a Dios por la liberación de los manifestantes detenidos durante las protestas antigubernamentales.

Tras la misa, el atrio parroquial se convirtió en un lugar de manifestación, donde los asistentes ondearon banderas azul y blanco, y gritaron consignas, a pesar del asedio de agentes de la Policía Nacional dirigidos por el comisionado Ramón Avellán.

Yubrank Suazo, el profesor Gabriel Putoy, Chéster Membreño, Christian Fajardo, Chéster Navarrete y otros excarcelados derramaron sus lágrimas durante la ceremonia eucarística, donde el padre Román les expresó que “hoy (este miércoles) vemos cumplidas las oraciones del pueblo. Solo ustedes saben en carne propia lo que han sufrido. Su mente, su pensamiento, su corazón siempre fue y sigue siendo libre”, les recordó.

Además el sacerdote se refirió a la ley con la que salieron bajo libertad los excarcelados “no ha habido amnistía, porque es un derecho constitucional marchar cívicamente. Como nicaragüenses han arriesgado su vida por la libertad y la democracia. No son delincuentes, son campesinos y profesionales que han levantado su voz”, resaltó.

Mientras el sacerdote pregonaba el sermón, los asistentes no dudaron en agitar banderas y decir que Nicaragua necesita libertad absoluta.

“Qué alegría por tanta victoria contagiosa en toda nuestra patria Nicaragua”, dijo el cura Edwin Román al recordar que Masaya y Monimbó son una tierra amada, vigorosa y activa para responder a los desafíos.

Asimismo, el padre Román recordó a los feligreses que tanto el pueblo como los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) han estado siempre a la par de ellos, orando y confiando, les dijo que Nicaragua los ama, porque son un pueblo de profetas.

Por su parte, Ramón Avellán, subdirector de la Policía Nacional, quien fue señalado de dirigir ataques contra la población de Masaya durante las protestas, se encuentraba sentado frente a la iglesia, tomando fotografías de las personas que asistían a la eucaristía.

Al finalizar el servicio religioso los manifestantes salieron al atrio, mientras pobladores se unían a un plantón, a pesar que se encontraban más de cuatro patrullas en los alrededores.


Noticias Relacionadas