La Alianza Cívica en conferencia de prensa. EFE/Metro
La Alianza Cívica en conferencia de prensa. EFE/Metro

Destacado, Nacionales por José Isaac Espinoza,

A través de un comunciado emitido la tarde del lunes, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) solicitó al nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag y al delegado de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla, testigos y garantes en la mesa de negociaciones con el Gobierno, una reunión bilateral previa al encuentro con el Ejecutivo que está previsto realizarse hoy.

En la masiva, la ACJD afirma que tomó la decisión de solicitar un encuentro bilateral para informar sobre nuevos incumplimientos de los acuerdos del 29 de marzo, que se incrementaron a partir del 15 de este mes, dejando como resultado 160 personas secuestradas de las cuales cuatro todavía permanecen en prisión.

Miembros de la Alianza Cívica señalan que la policía captura a las personas que protestan, les roban, los amenazan, los golpean, pero lo dejan libre

Según la ACJD durante los últimos días también se han identificado nuevos patrones de represión, por lo que esperan que los garantes y testigos “tomen nota de la situación y actúen conforme a su mandato”.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y del equipo negociador de la Alianza Cívica, explicó que uno de los “nuevos patrones de represión” es que la policía agrede a los manifestantes, pero no precisamente los encarcelan.

A los manifestantes “los agarran y los golpean” dijo Juan Sebastián.

/ Bismarck Picado

Se trata de “secuestros exprés”, añadió por su parte José Pallais. “Capturan a las personas que protestan, les roban, los amenazan, los golpean, pero lo dejan libre”, enfatizó.

Según la Alianza Cívica, entre las razones por las que el diálogo llegó a su fin están la falta de cumplimiento del Gobierno sobre los compromisos adquiridos y la negativa de sus representantes a discutir temas pendientes.

Entre los acuerdos firmados el pasado 29 de abril entre el Gobierno y la Alianza se indica que en un plazo de 90 días, a partir del 20 de marzo, el Gobierno liberaría a los manifestantes presos y anularía los procesos judiciales en su contra. De acuerdo con la

Alianza, el Gobierno no ha cumplido con liberar a los “presos políticos” ni respetar la Constitución en lo referido a las libertades públicas y de prensa.

En el tema de democratización, la oposición propuso reformas constitucionales junto con reformas electorales, además de adelantar las elecciones presidenciales previstas para noviembre de 2021, que tampoco fue aceptado por el Ejecutivo. La Secretaría General de la OEA y el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, son los testigos y acompañantes de la nueva negociación, que se encuentra en un punto muerto.

Especial crisis en Nicaragua

.


Noticias Relacionadas