Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua / AFP
Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua / AFP

Destacado, Nacionales por EFE,

Los mandatarios de Nicaragua, Daniel Ortega; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, no serán invitados a la ceremonia de investidura del presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró este martes Federico Anliker, uno de los asesores del que será el nuevo mandatario.

“El Salvador, en el próximo Gobierno, va a ser parte de un grupo de países democráticos que creen en las elecciones y en los estados donde la gente puede elegir de forma democrática a sus gobernantes y estos tres países son muy cuestionados, por ello no serán invitados”, expresó Anliker a la prensa.

Bukele ha expresado en su cuenta oficial de Twitter que “dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua, y Juan Orlando en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos”.

“Dictador es dictador. De derecha o de izquierda”, según publicó recientemente Bukele, exalcalde de la capital salvadoreña y quien en 2017 fue expulsado del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

Nayib Bukele / Getty Images

Nayib Bukele / Getty Images

Bukele y su vicepresidente, Félix Ulloa, tomarán posesión de sus cargos el próximo 1 de junio, para lo que Sánchez Cerén ya nombró a una comisión de transición encabezada por el actual vicepresidente, Óscar Ortiz.

Sin embargo, el proceso de transición del Gobierno se ha visto empañado por una polémica por la suspensión de las reuniones con el Gobierno saliente para el paso de mando.

El mandatario electo acusó el pasado 28 de marzo al Ejecutivo de Sánchez Cerén de “secuestrar” los preparativos de la ceremonia de toma de posesión y ordenó a sus colaboradores romper el “contacto con el Gobierno”.

También aseguró que el gobernante FMLN y el partido de Quijano, la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), históricos adversarios, se han “unido” en su contra en un “matrimonio impensable”.

Esta polémica supone el primer enfrentamiento entre Bukele y las formaciones tradicionales del país, que se repartieron las últimas cinco administraciones y cuyo bipartidismo en el Ejecutivo se rompió con el holgado triunfo de Bukele en las elecciones presidenciales del pasado 3 de febrero.


Noticias Relacionadas