El promedio de consumo por noche está entre 800 y mil córdobas. Jorge Ortega/Metro
El promedio de consumo por noche está entre 800 y mil córdobas. Jorge Ortega/Metro

Destacado, Managua, Nacionales por Juan Carlos Tijerino,

La vida nocturna en la capital es un fiel reflejo de la crisis económica que atraviesa el país. Años atrás, en una popular discoteca de Bello Horizonte, entrar era el privilegio de unos pocos. A once meses de haber estallado la crisis sociopolítica, lo sigue siendo.

Pero la diferencia entre al antes y ahora, radica en un asunto de números. Antes de abril, la disco contaba con una clientela estable y eventualmente incursionaba en eventos.

La gente hacía fila para ingresar y antes de las 10:00 p.m. el negocio ya tenía ingresos. Su política de admisión era inquebrantable y la diversión acaba al salir el sol. Al final de la jornada, los números indicaban que por mesa, los clientes gastaban de dos a cuatro mil córdobas.

Locales se enfrentan a una nueva realidad: despidos del personal, ajustar promociones para mantener un margen de venta o dejar de ofrecer productos como el cigarrillo, que por su alto costo por las reformas fiscales, el cliente no lo compra

En casos excepcionales, grupos de amigos alcanzaban fácilmente la cifra de 10 mil córdobas. Eran tiempos en que el ron y la cerveza, nacional o extranjera, fluía con facilidad.

El precio de una cubeta con seis cervezas oscilaba entre C$170 y C$200. La canasta de camarones tenía un costo de C$210 y el ron no superaba los C$220. Eso fue antes de abril.

Un miércoles por la noche muchos locales están vacíos. Jorge Ortega/Metro

En cambio ahora, en tiempos de crisis, sanciones, negociaciones y reformas a la Ley de Concertación Tributaria, los establecimientos como este en Bello Horizonte, están en el dilema de aumentar costos y correr el riesgo cerrar o mantener el precio con la esperanza de sobrevivir.

La reforma fiscal aumentó el impuesto a productos de tabaco; a las cervezas, por ejemplo, se le subió 50 córdobas por cada litro de alcohol, lo que sube su precio para el consumidor final. Ambos productos seguirán aumentando hasta el 2021.

“Hemos decidido no aumentar precios a todos los productos, sino a unos cuantos. La cerveza por ejemplo, mantiene el precio en 220 el cubetazo. La canasta de camarones se mantiene en 250 y los cocteles, para dos personas, en 350. La idea es que la gente venga y pase la noche aquí con unos mil córdobas”, precisó el administrador de la discoteca, quien pidió omitir su nombre.

Dijo también, que productos como el cigarro, cuyo precio pasaría de C$80 a C$170, dejaron de ofrecerlo. A la cerveza le aumentaron cinco córdobas por unidad y pasó a C$35. El ron nacional, en un intento por conservar al cliente, lo mantienen. Y sus precios oscilan entre C$145, C$220 y C$450 el whisky.

En otra zona de la capital, en Hippos, el ambiente es desalentador. Establecimientos considerados como referencia para amantes de la vida nocturna, yacen sin clientes un miércoles por la noche.

“Un buen día, una mesa puede dejarte unos C$4.000, parece mucho, pero antes se obtenía más. Ahora lo que hace la gente es pedir el combo de 24 alitas que cuesta C$500 y piden seis cervezas, que cuestan 300 córdobas. A eso sumale los impuestos y les viene saliendo como a mil córdobas”, explicó Carlos, quien es mesero de un local que opera con el permiso de bar y restaurante.

Manifestó que otra alternativa, por la que optando los clientes y ellos mismos promocionan, es el cubetazo de C$230 y seis alitas picantes en C$220. “Esa opción les gusta más, gastan menos y pueden pasar toda la noche”, indicó el mesero.

En otro establecimiento cercano, cuyo perfil se ajusta a los amantes del deporte, decidieron despedir a la mitad del personal y mantener los precios, sin importar que haya entrado en vigencia la reforma a la Ley de Concertación Tributaria.

“Tenía dos opciones: o subía el precio o me iba a la casa a administrar pobreza, así que tuve que despedir al personal, de 12 personas que éramos, quedamos 5. Ahora yo soy bartender, mesero y si es necesario ayudo en la cocina”, precisó Andrés Barberena.

En este local, el precio de un cuarto de botella de licor tiene el costo de C$385. Las seis alitas C$220 y las seis cervezas, C$230. “Una pareja pasa la noche con C$800, si vienen unas cuatro personas, podrían gastar unos dos mil córdobas”, aseguró Barberena.

Además de coincidir en algunos precios, los negocios coincidieron en la ausencia de clientes.


Noticias Relacionadas

Liderado por jóvenes emprededores, Antigua Bar & Grill  inició a brindar sus servicios hace seis años. Con su especialidad en carnes han atrap...

Por