Nacionales por EFE,

La reforma a la Ley de Concertación Tributaria aprobada la semana pasada por la mayoría sandinista en la Asamblea Nacional, golpeará más a los pequeños productores y a los pobres del país, advirtió este martes Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

“Ese es un golpe que lo habíamos anunciado, lo hemos venido diciendo: es un golpe fuerte a la economía. Aquí el que está siendo más afectado es el más pobre”, dijo Healy a periodistas.

El dirigente gremial observó que la reforma fiscal obliga a los productores a pedir un aval a la Dirección General de Ingresos (DGI) para comprar materia prima que antes no estaba gravada.

“Todo el sector agropecuario va estar pagando entre un 12% a un 32%, depende de lo que está comprando y depende de cómo quede en esa lista (taxativa), por lo tanto, es un golpe duro a los productores, no solo a los grandes y medianos, sino también a los pequeños”, señaló.

La reforma fiscal obliga a los productores a pedir un aval a la Dirección General de Ingresos (DGI) para comprar materia prima que antes no estaba gravada

La actividad agropecuaria representa entre un 18% y 20% del producto interno bruto (PIB) de Nicaragua, según cifras oficiales. Healy anunció que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), al que pertenece Upanic, recurrirá a la vía legal para que se deroguen esas reformas, porque de lo contrario se agilizaría “la caída de la economía del país”, que el año pasado se contrajo a un 4%.

Imagen referencial. Archivo/Metro

Imagen referencial. Archivo/Metro

El Parlamento, controlado por el oficialismo, aprobó esa reforma fiscal con la que se busca fondos para enfrentar la estrepitosa caída de la economía a raíz de la crisis sociopolítica que estalló en abril pasado.

Las reformas propuestas por el gobierno del presidente Daniel Ortega elevan el impuesto sobre la renta, el impuesto selectivo al consumo, así como las rentas de actividad económica, de capital y ganancias, y tiene como objetivo recaudar 10.168 millones de córdobas (unos 312 millones de dólares), el equivalente al 2,3% del PIB.


Noticias Relacionadas