Destacado, Nacionales Por

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia trabaja para que en el diálogo se alcancen acuerdos verdaderos y que solucionen la crisis por  completo, aunque se reconoce la urgencia que vive en Nicaragua, explicó uno de los negociadores, José Pallais.

Luego de tres reuniones entre la Alianza Cívica y los delegados del gobierno, las partes han aprobado algunos de los puntos de una “hoja de ruta” y acordaron que se reunirán de lunes a viernes para alcanzar un consenso.

Pallais dijo que en las pláticas la Alianza Cívica tiene posiciones innegociables, pero agregó que también hay que tener “la cabeza fría”.

“Hay que entender la complejidad de esta negociación, estamos tratando de resolver problemas muy profundos y no puede hacerse de un día para otro; el trabón está ahorita en la parte inicial, es decir en las reglas del juego, porque de unas buenas reglas del juego depende el éxito de la negociación sobre los asuntos de fondo, y depende también la credibilidad misma del diálogo y las condiciones para el cumplimiento de los acuerdos entre ambas partes”, expresó Pallais.

De forma extraoficial se supo que Alianza Cívica y delegados del gobierno no han logrado consenso en torno a quienes deben ser los garantes del diálogo.

Representantes de la Alianza Cívica y el Gobierno en el primer día del diálogo nacional. Cortesía/Metro

Representantes de la Alianza Cívica y el Gobierno en el primer día del diálogo nacional. Cortesía/Metro

La noche del viernes la Alanza Cívica explicó que a la “hoja de ruta” se la añadieron más puntos, luego de discutir nueve en las primeras sesiones.

“Si queremos que sea un diálogo exitoso”, dijo Pallais, “tienen que ir agotándose todos los pasos que vayan garantizando el éxito total del proceso; por correr no se asegura un buen resultado, al contrario, se pone en riesgo”.

Tiempos

Sobre el tema de los tiempos para alcanzar un acuerdo, Edgard Parrales, máster en derecho, académico y exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que el gobierno está urgido, debido a que enfrenta posibles sanciones internacionales.

Parrales comentó que la información surgida en los organismos internacionales apunta a que el presidente Daniel Ortega debe lograr un acuerdo en el diálogo, para que su situación como gobernante no se complique más en el escenario externo del país

“Es interesante la premura de Ortega de convocar al diálogo, es un indicador de que él está urgido de que haya una solución en el diálogo para usar eso como mecanismo de defensa y evitar las sanciones que se le vienen. Entonces, hasta cierto punto, contrario a lo que muchos creen, mientras más tiempo pase sin lograr un acuerdo, más difícil se le hace a Ortega la situación, porque necesita tener un acuerdo. Esto no deja de tener su lógica. Espero que ya para el martes, sí se estén tocando los temas de fondo”, expresó Parrales.

Estados Unidos y la Unión Europea han advertido que podrían aprobar, por separado, una serie de sanciones financieras, diplomáticas y migratorias contra el gobierno de Nicaragua, si este no contribuye a resolver la crisis del país iniciada en abril de 2018.

En el caso de la Unión Europea, los eurodiputados han dicho que en la primera quincena de marzo el Parlamento Europeo podría empezar a valorar las sanciones al gobierno de Nicaragua, en caso de no haber muestras de querer solucionar la crisis.

Alianza Cívica y miembros del Movimiento Campesino. Cortesía/Metro

Alianza Cívica y miembros del Movimiento Campesino. Cortesía/Metro

Estados Unidos ya ha aprobado sanciones, como la Nica Act, pero no se descartan nuevas decisiones del gobierno de Donald Trump en ese sentido.

Parrales recordó que los temas en este proceso de diálogo son “delicados”, y aunque se requiere de un acuerdo en el menor tiempo posible, es necesario tratar la agenda con detenimiento.

“Hay gente demasiada apresurada que quiere las cosas para ya, y en este tipo de situaciones no es todo para ya, son cosas delicadas las que se están tratando en el diálogo y tienen que verse con detenimiento para que las cosas salgan bien; además, no porque se esté en el diálogo tiene una de las partes que decir sí a todo lo que se le pida, es un estira y encoje. Según lo que han dicho en los comunicados, entiendo que el martes entrarían a ver los temas de fondo y ahí se verá si el gobierno tiene voluntad o no la tiene, en cuanto a avanzar en los temas de agenda”, opinó Parrales.

El exdiplomático consideró que hasta ahora el diálogo nacional ha tenido buen desarrollo. “¿Técnicamente va bien? Sí, van bien”, señaló Parrales al referirse a las partes en el diálogo.

“Lo primero es establecer todo el procedimiento sobre el cual se va a trabajar, porque de lo contrario eso se convertiría en subjetivismo. Una vez establecidas las reglas de todo el procedimiento, se empiezan a tocar los temas de fondo. Entiendo que el lunes terminarían de ver las cosas de procedimiento y mecánicas, para empezar a ver la temática de la agenda”, añadió.

Sobre esta línea, el negociador por la Alianza Cívica, José Pallais, destacó que las conversaciones deben hacerse para encontrar soluciones.

“En el diálogo hay consciencia de ambas partes. De lunes a viernes nos reuniremos para llegar a acuerdos lo más pronto posible, el sentido de urgencia existe, pero se trata de llegar a acuerdos que de verdad solucionen la problemática del país, que recojan las posiciones divergentes de ambas partes, que encuentren un punto medio, porque es fácil avanzar si una parte cede desde un principio o si acepta las imposiciones del otro. Está el compromiso de llegar a un acuerdo pronto, pero también hay que hacerlo con la cabeza fría, manteniendo las posiciones, los principios y valores que la Alianza Cívica ha recogido de la sociedad”, comentó Pallais.

Enfatizó en la necesidad de lograr acuerdos que de “verdad” contribuyan a mejorar la situación del país y que tengan la aceptación de la ciudadanía.

“Por parte de la Alianza hay definidas cuestiones que son innegociables y no pueden cederse por apresurarnos en sacar cualquier resultado, sino que se debe tomar todo el tiempo necesario para negociarse y llegar a conclusiones que realmente mejoren la situación del país, que funcionen después para lograr estabilidad, paz y para lograr que los resultados finales tengan aceptación de toda la población”.

La Alianza Cívica ha explicado que su agenda en el diálogo nacional pasa por liberar a todos los protestantes presos, garantizar a la población el ejercicio de todos sus derechos y que en Nicaragua exista libertad de prensa y expresión, entre otros puntos.

El miércoles se instaló el diálogo nacional, en el Incae, y se han celebrado tres sesiones, en las cuales se ha buscado definir la “hoja de ruta” de trabajo.


Noticias Relacionadas

La unidad de los sectores económicos y sociales para lograr la liberación de los manifestantes opositores, así como la restitución de los derechos...

por Juan Tijerino y José Isaac Espinoza