Imagen general de la Asamblea Nacional. /Archivo
Imagen general de la Asamblea Nacional. /Archivo

Destacado, Nacionales por José Isaac Espinoza,

Los diputados dictaminaron este viernes una reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que sufrió modificaciones respecto al proyecto inicial, pero mantiene con impuestos varios productos de consumo popular, como la pechuga de pollo con ala.

Para el diputado Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, la reforma a la ley fiscal sufrió cambios tras el proceso de consultas.

El dictamen establece que a las cooperativas se les aumentó el techo del monto exonerado por ingreso bruto anual, pasando de C$40 millones a C$60 millones y cuando se excedan de este monto, deberán pagar el Impuesto sobre la Renta (IR) correspondiente.

Vista del plenario de la Asamblea Nacional. Archivo/Metro

Gutiérrez insistió en que productos básicos de consumo como los cortes populares de pollo, res, cerdo y pescado, no serán gravados, exceptuando el filete, lomo, costilla, lengua, chuleta, tocino y pechuga con ala, que sí estarán gravados con IVA.

A los supermercados se les seguirá cobrando el Pago Mínimo Definitivo (PMD) sobre los ingresos por  comisiones de ventas o márgenes de comercialización.

También establece que a las empresas pesqueras del Caribe de Nicaragua, que estén registradas como grandes contribuyentes, se les impone un PMD del 2% y no del 3%,  que deberán pagar el resto de compañías que estén en ese rango.

EL CRÉDITO TRIBUTARIO SE MANTIENE EN 1.5%

Otro de los cambios a la propuesta inicial de reforma es que se decidió mantener el 1.5% de Crédito Tributario, un incentivo para los exportadores y fabricantes de bienes exportados, pero la ley especificará con claridad que ese incentivo debe llegar directamente al productor para que no se quede en intermediaros y la Dirección General de Ingreso (DGI) deberá verificar esto.

Además,  la Comisión de Producción y Economía, expresó Gutiérrez, decidió aplicar la gradualidad al impuesto incrementado para los casinos y ahora, en el 2019, se cobrará U$450 por mesa de juego y U$500 en el 2020. La propuesta original indicaba que se cobrarían U$600 a partir de este 2019.

También la iniciativa presentada el 29 de enero pasado decía que estas empresas iban a pagar US$50 por las máquinas de juego, pero ahora ese monto bajó a U$40.

OPOSITORES ESTUDIAN DICTAMEN

“El dictamen nos lo han presentado muy contra el tiempo para emitir un criterio sustentado sobre el mismo. En términos generales, se ve que han cambiado algunas cosas, pero debemos revisar el documento minuciosamente; por ejemplo,  la pechuga con ala es un corte popular en los mercados, pero lo están gravando con IVA, cosas como esas debemos revisarlas con detenimiento”, indicó Azucena Castillo, diputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) e integrante de la Comisión de Producción y Economía del Parlamento.

Imagen referencial. Archivo/Metro

Imagen referencial. Archivo/Metro

 

“El PLC presentará un voto en contra, razonado. No estamos de acuerdo con este dictamen, que se nos ha presentado hasta esta mañana (ayer) y nos han dejado poco tiempo para analizarlo y sustentar nuestro voto razonado en contra, que se habrá de ver en el plenario de la Asamblea al momento de discutir su aprobación por la Asamblea Nacional”, agregó Castillo.

METRO intentó comunicarse con varios líderes del sector privado del país, pero dijeron que están analizando ese dictamen de la reforma para sentar su posición en los próximos días.

El dictamen sería presentado a la junta directiva de la Asamblea Nacional este viernes para ser incluido en la agenda de las sesiones plenarias de la próxima semana.

Wálmaro Gutiérrez afirmó que “el proceso de consultas sigue abierto, el dictamen se ha firmado, pero esto no implica que no se puedan hacer mejoras a la iniciativa de ley. Durante el proceso de discusión en el plenario de la Asamblea Nacional se pueden presentar mociones para esta propuesta antes de ser aprobada”.

Desde que se dio a conocer la propuesta de reforma, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) se pronunció en contra de la misma, señalando que sumada a la reforma al reglamento del Seguro Social, han generado incertidumbre en los principales sectores económicos del país, que tendrán drásticas consecuencias en la población nicaragüense, el incremento en los niveles de pobreza o la migración.

El organismo empresarial también manifestó que las reformas fiscales propuestas por el gobierno generarán serias afectaciones a los principales sectores económicos del país, haciéndolos perder competitividad a nivel internacional, como el caso del sector exportador.

“Las repercusiones de estas medidas generarán además mayor desempleo y un aumento en el costo de la canasta básica, que golpeará con más fuerza a la población más vulnerable”, indicó el Cosep en un pronunciamiento en días pasados.


Noticias Relacionadas