José Iván Cruz Gutiérrez en vida. Archivo/Metro
José Iván Cruz Gutiérrez en vida. Archivo/Metro

Destacado, Nacionales por Ana Cruz,

Un colectivo de sicólogos nicaragüenses que laboran con ciudadanos que experimentan algún tipo de angustia causada por la crisis sociopolítica del país, advirtió ayer que los problemas sicológicos entre los manifestantes antigubernamentales podrían desencadenar depresiones profundas, al punto de llevarles a cometer suicidios.

El más reciente caso de un suicidio se presentó el pasado martes, cuando el manifestante José Iván Cruz Gutiérrez, de 45 años, decidió quitarse la vida, pues tenía semanas de no ver a sus tres hijos porque huía de la persecución policial, desde octubre del año pasado, mes en el cual su hermano Max Cruz fue detenido en la Isla de Ometepe.

Según sicólogos, entre los manifestantes perseguidos y apresados podrían desarrollarse depresiones severas

La abogada y sicóloga, Keyla Largaespada, quien lleva la defensa de algunos manifestantes apresados, explicó que como especialista en salud mental ha identificado que las personas encarceladas injustamente y perseguidas presentan problemas de ansiedad, depresión, frustración, desesperación e impotencia.

/ Archivo

Nicaragua vive una crisis sociopolítica que comenzó el 18 de abril de 2018. Archivo/Metro

“La mayoría de las personas que pasan por ansiedad llegan hasta una depresión, cuando no son tratadas sicológicamente. Tuve el caso de una muchacha que estaba presa e intentó quitarse la vida por la misma desesperación de verse privada de la libertad y lejos de sus hijos, pues eso implica un rompimiento del vínculo familiar”, explicó Largaespada.

Depresión incentiva

La especialista advirtió que la ansiedad puede llevar a una depresión que, en caso de no ser tratada, podría terminar en un lamentable suicidio, como pasó con el manifestante Cruz Gutiérrez.

En el caso de Cruz, quien en una carta de despedida dirigida a sus tres hijos dijo que prefería morir antes que estar preso, Largaespada asegura que por las palabras que plasmó se nota que ya sufría de depresión, lo cual “es una enfermedad mortal”, dijo.

La especialista en salud mental señaló que los síntomas de una depresión son el aislamiento, deseo de no vivir más, ansiedad, falta de apetito, ojeras, insomnio, pensamientos suicidas y sentimientos de ser un estorbo.

Casos como el de Cruz Gutiérrez, quien fue enterrado a las 7:30 de este 14 de febrero en Altagracia, Isla de Ometepe, deben tomarse muy en serio, ya que “estos eventos de suicidios podrían repetirse porque muchas personas andan en el mismo estado emocional de Cruz”.


Noticias Relacionadas

Fuertes aguaceros han caído en el país en las últimas horas. Este miércoles el área de baja presión que se formó en el océano Pacífico empez...

por Mauricio González