Los civiles armados operaron con complicidad de la Policía. Archivo/Metro
Los civiles armados operaron con complicidad de la Policía. Archivo/Metro

Destacado, Nacionales por Alma Vidaurre Arias,

Giancarlo Fiorella, investigador y entrenador para América Latina del sitio web de investigación Bellingcat, sostiene que el informe preparado por esta organización que documenta la conexión de videos y fotografías que incriminan a policías y parapolicías, es una “evidencia de fuente abierta”, podrían ser admitidos como pruebas en juicios internacionales y emitir órdenes de captura contra los responsables de la masacre contra manifestantes opositores al Gobierno de Nicaragua.

“Sabemos que la Corte Penal Internacional (CPI) ha usado evidencia de fuente abierta, como las fotos y videos que vemos en el artículo (la investigación), para emitir ordenes de captura contra individuos, en casos que involucran crímenes de guerra”, manifestó Fiorella.

El hallazgo presentado el lunes de esta semana en Holanda, tiene aspectos de coincidencia con el GIEI en cuanto al uso de arsenal militar y cooperación de polcías y civiles armados en Nicaragua

Bellingcast emitió el lunes pasado un informe en el que analiza los operativos ocurridos en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) el 13 de julio, y en Masaya, entre el 17 y 18 de julio del año pasado, utilizando videos y fotos publicadas en redes sociales, y haciendo uso de fuentes de geolocalización.

Según Fiorella, la enorme cantidad de información que existe en Internet sobre este tipo de eventos es “demasiado importante” para ignorar, y no descarta que pronto pueda ser utilizada como prueba en causas ante la CPI.

El informe revela que el uso de las armas de alto calibre por los grupos paramilitares cabe en el patrón de cercana colaboración entre estos grupos y las fuerzas de seguridad oficiales del Estado.

Policías en una calle de Masaya. Archivo/Metro

Policías en una calle de Masaya. Archivo/Metro

Bellingcat logra identificar el mismo tipo de armas (AK, Dragunov, metralletas PKM y M16) en manos de paramilitares y fuerzas policiales en dos momentos diferentes: durante el ataque a la UNAN- Managua y el operativo en Masaya.

Valoración

Para Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), los detalles que brinda el informe son elementos de prueba suficiente para demostrar los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado, y son “coincidentes con las valoraciones que ha hecho el GIEI”.

En diciembre pasado el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) identificó el uso de armas de guerra por parte de la policía y grupos paramilitares para reprimir a los manifestantes antigubernamentales.

Ese hallazgo es un punto de coincidencia entre la investigación de Bellingcat y el informe del GIEI.

“Sabemos que la Corte Penal Internacional (CPI) ha usado evidencia de fuente abierta, como las fotos y videos que vemos en el artículo (la investigación), para emitir ordenes de captura contra individuos, en casos que involucran crímenes de guerra”. manifestó Fiorella

Aporta elementos probatorios y contundentes para demostrar la responsabilidad directa de los jefes de la Policía Nacional, de los policías disfrazados de paramilitares que cometieron estos crímenes, y por consiguiente, sirve para fundamentar la responsabilidad del jefe supremo de la Policía, Daniel Ortega”, añadió Núñez.

La presidenta del Cendih, señaló que los abogados defensores del país tienen una herramienta probatoria técnica, para utilizarla en los juicios actuales que se siguen por terrorismo contra los manifestantes presos.

Los parapolicías intimidan a la población. Foto: Cortesía

Los parapolicías intimidaron a la población durante las manifestaciones. Cortesía/Metro

Para grupos de investigadores como Bellingcat y periodistas, según Fiorella, la información de fuente abierta es una herramienta muy importante, ya que permite trabajar con temas y eventos en lugares distantes.

“Este tipo de información nos deja, ya que estamos hablando de pistas que son accesibles por cualquier persona que tenga una conexión de Internet, hay una generación entera de ciudadanos periodista” con la capacidad de hacer investigaciones de fuente abierta, las cuales pueden revelar información importante”, señaló.

Para la identificación de las armas, Bellingcat recurrió a la experiencia de Calibre Obscura, un grupo que se dedica a investigar armamento con información de fuentes públicas y que se especializa en análisis en zonas de conflicto en todo el mundo.


Noticias Relacionadas

Tras un año de buscar a su hijo Ervin Reynaldo Gallo Salgado, de 34 años, Esperanza Salgado exige al Gobierno de Nicaragua que se lo devuelvan “vi...

por Ana Cruz

Un niño de 12 años recibió una patada en la cara de parte de un policía, según la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH...

por Rafael Lara