/ Cortesía
/ Cortesía

Destacado, Nacionales por Lesther Arcia / Juan Tijerino,

Las nuevas celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) que hizo la Policía en Managua despertaron críticas de parte de una defensora de los derechos humanos y una experta en Estado de Derecho, al considerar que las instalaciones están alejadas, se construyeron sin informar a la población y porque no garantizan que los reos recibirán un mejor trato.

La Policía Nacional de Nicaragua inauguró este 7 de febrero la nueva sede de la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua, valorada en 5.6 millones de dólares, la cual incluye la construcción de más cárceles en medio de la crisis socio política, en la que cientos de personas perdieron la vida y otras que han sido encarceladas en protestas contra el gobierno.

Para la abogada y especialista en temas de corrupción y Estado de Derecho, Martha Patricia Molina, las condiciones carcelarias de los protestantes presos en Nicaragua han sido insalubres e inhumanas, y añadió que las nuevas instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial no garantizan que los reos recibirán un mejor trato.

/ Cortesía

La especialista, graduada en la universidad de Salamanca, España, señala que “estas condiciones inhumanas se han incrementado”.

Para Molina, el hecho de que la Policía Nacional haya presentado ante medios oficialistas las nuevas celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, representa “parte de la estrategia del régimen para proyectar que en Nicaragua todo está normal y que se respetan los derechos humanos de los privados de libertad”.

“El mundo está enterado de las barbaries que se cometen en las celdas nicaragüenses, creo que no cambiará solo por tener celdas nuevas y más cómodas”, reiteró la abogada.

El viernes la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) informó que durante la noche del jueves varios reos habrían sido trasladados de las celdas de El Chipote hacia la nueva sede de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), ubicada en el barrio Memorial Sandino de Managua.

Para Vilma Núñez de Escorcia, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), la construcción de las nuevas celdas de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (DAJ) es un mensaje contradictorio del gobierno, porque mientras diferentes sectores de la sociedad piden la liberación de manifestantes antigubernamentales, el Estado sorprende inaugurando el complejo.

/ Cortesía

“Es contradictorio porque todos los sectores piden la libertad y es la fecha y no dan respuesta a esa solicitud. Y ahora anuncian la inauguración del complejo, que desconocemos con exactitud lo que construyeron, aunque puede decirse que todo lo que construyan es mejor de lo que existe”, declaró Núñez.

La activista de derechos humanos dijo que una vez más quedó al descubierto el secretismo con el que actúa el gobierno, porque nunca se supo que estaban ejecutando la obra.

“Al acto solo invitaron medios oficialistas, la única información que manejamos en la que ellos dicen. Nosotros no la hemos visto, así que no podemos decir si reúne o cumple con los requisitos y estándares que establecen las normas internacionales de los derechos humanos, construir una celda no es como construir una bodega, deben tener enfermería, suficiente ventilación y un hospitalito”, explicó.

Para Núñez, las celdas de entrada presentan un inconveniente y es su ubicación.

Las autoridades anunciaron que está en una colina, en la parte sur del barrio memorial Sandino, sobre un tramo de la Pista Suburbana, en Mangua.

“Es una zona escondida, donde las personas que no tienen vehículo tendrán dificultades para movilizarse. La gente tendrá que caminar varias cuadras desde un parque que está en San Isidro. Para un gobierno que tiene muchas demandas y construye celdas, no es un buen mensaje”, indicó la presidenta del Cenidh.

Añadió que a la fecha, las autoridades aún no han informado qué harán con la cárcel El Chipote, pero escuchó que la Alcaldía de Managua podría recibirlo para construir un museo.

 


Noticias Relacionadas