Jóvenes de varios países se expresaron cantando y bailando durante el encuentro vocacional realizado en Panamá. Mario Centeno/Metro
Jóvenes de varios países se expresaron cantando y bailando durante el encuentro vocacional realizado en Panamá. Mario Centeno/Metro

Destacado, Nacionales por Mario Misael Centeno,

Al menos 1.500 jóvenes nicaragüenses del Camino Neocatecumenal participaron en el encuentro con el español Kiko Argüello, fundador del grupo católico internacional, en una actividad vocacional que se realizó en el Estadio Rommel Fernández en la ciudad de Panamá.

Los jóvenes nicaragüenses danzaron, cantaron con mucha energía y llevaron carteles con citas bíblicas ante una multitud que fue llamada al servicio sacerdotal y a la vida religiosa. El encuentro se dio en el final de las actividades de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El Camino Neocatecumenal es una de las organizaciones católicas más grandes del mundo, tienen presencia en todos los continentes. Actualmente es dirigido por Kiko Argüello, Ascensión Romero y el sacerdote Mario Pezzi

700 jóvenes de varios países del mundo se subieron a la tarima principal para discernir su vocación sacerdotal y 650 mujeres se levantaron para comprometerse a la vida religiosa.

Un grupo de pinoleros se ubicaron en el centro del campo para cantar y bailar la “Cumbia chinandegana”. Con guitarras y bombos se animaron a alegrar con un buen repertorio de música tradicional.

El encuentro vocacional fue dedicado a la memoria de la fundadora del Camino Neocatecumenal, Carmen Hernández, fallecida en julio de 2016, a los 85 años.

Una bandera de Nicaragua es vista durante la misa de clausura de la #JMJ2019 en Ciudad de Panamá. EFE/Metro

Una bandera de Nicaragua es vista durante la misa de clausura de la #JMJ2019 en Ciudad de Panamá. EFE/Metro

Sayda Maltez, de la segunda comunidad de la parroquia San Pedro de Matagalpa, explicó que el encuentro vocacional, donde se piden peregrinos que quieran evangelizar en el mundo, es una respuesta al mensaje del papa Francisco, quien dijo que los jóvenes son el presente de la Iglesia católica.

“Me siento en casa con mis hermanos neocatecúmenos de todo el mundo. El encuentro me ha servido para afianzar mi fe, sacarme de la comodidad de mi casa, evangelizar y salir al encuentro con Dios, que viene a mi vida cuando había perdido el sentido de las cosas. Ahora estoy llamada a servirle”, dijo Maltez.

Juan Antonio Jiménez, de una parroquia de Masaya, describió que este encuentro fue importante porque a partir de la experiencia vivida con los jóvenes, recibió una palabra que dio dirección a su vida.

El papa Francisco saluda desde el papamóvil mientras recorre las calles hacia la Basílica Don Bosco en Ciudad de Panamá. EFE/Metro

El papa Francisco saluda desde el papamóvil mientras recorre las calles hacia la Basílica Don Bosco en Ciudad de Panamá. EFE/Metro

Pedro Zeas, viene de una parroquia de Jinotega, señaló que vino a este encuentro para reafirmar su fe. Contó que la actividad le permitió sentir la unidad que hay en la Iglesia a nivel mundial y el orgullo de ser católico. “Me llevo el mensaje del Papa para replicarlo en mi parroquia y en la comunidad. Guardo la satisfacción de haber sido acogido por el pueblo panameño y la universalidad de la Iglesia”, dijo Zeas.

María García, de una parroquia de Masaya, dice que este encuentro es muy importante en su vida porque es la primera vez que participa de una JMJ y de un encuentro con Kiko, fundador del Camino Neocatecumenal.

“El estar aquí no es una casualidad, ha sido un regalo de Dios y no todos los jóvenes tuvieron la dicha. Este encuentro me ayudó a encontrar un propósito de vida. Este camino me ha servido para poder llevar una palabra”, dijo García.

Por su parte, Andrea Montenegro, de una parroquia de San Agustín, Managua, dijo que este encuentro vocacional le sirvió para encontrarse con Dios y descubrir su vocación.

Peregrinos nicaragüenses que se encuentran en Panamá. Léster Arcia/Metro

Peregrinos nicaragüenses que se encuentran en Panamá. Léster Arcia/Metro

“Puedo ver la misericordia de Dios a través de los jóvenes que se levantaron para ser sacerdotes y hermanas religiosas. Este encuentro sirvió para ver la alegría de un espíritu que nos ha regalado Dios”, dijo Montenegro.

El Camino Neocatecumenal es una de las organizaciones católicas más grandes del mundo, tienen presencia en todos los continentes. Actualmente es dirigido por Kiko Argüello, Ascensión Romero y el sacerdote Mario Pezzi.

“Muchas comunidades están teniendo problemas en Centroamérica y Sudamérica porque no pueden reunirse en las parroquias. Hay mucha inseguridad, esto nos conmueve. Damos un apoyo de ánimo, todas las comunidades del mundo estamos con vosotros”, dijo el padre Mario Pezzi, fundador del Camino Neocatecumenal.

“En esta JMJ, el papa Francisco ha querido que el lema fuera ‘He aquí la sierva del Señor’. Algo que me ha hecho recordar mi vocación sacerdotal. Si alguno siente este llamado, no tengan miedo que el Señor los sostendrá”, confesó Pezzi.

Está pasando

.


Noticias Relacionadas