Edwin Carcache (camiseta roja), en los juzgados. Cortesía/Metro
Edwin Carcache (camiseta roja), en los juzgados. Cortesía/Metro

Nacionales por Rafael Lara,

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) recibió la denuncia de familiares de privados de libertad en el Sistema Penitenciario Nacional (SPN) ante la negativa de la institución de brindar la atención médica necesaria a los privados de libertad, y el caso más grave es el de Heynard Baltodano Escobar, quien sigue teniendo convulsiones.

Julio Montenegro, defensor de CPDH, dijo que los familiares hicieron llegar la denuncia por la falta de atención a los detenidos, a pesar de los problemas de salud que padecen, se han interpuesto varias solicitudes para que sea valorado por Medicina Legal y atendido por un especialista para brindarle atención especializada.

El 22 de enero Baltodano convulsionó, pero sigue sin que se le brinde la atención debida, y no le permitieron el medicamento, a pesar que los familiares se lo llevaron. Además está presentando fuertes dolores de cabeza que, según la denuncia, es producto de los golpes que le dieron (agentes policiales) en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote, luego de ser capturado e involucrado en el supuesto secuestro de una patrulla policial y la agresión a dos agentes, además de mantener el tranque en las cercanías de los semáforos de ENEL-central, contó Montenegro.

Edwin Carcache, líder estudiantil. Archivo/Metro

Edwin Carcache, líder estudiantil actualmente preso. Archivo/Metro

El abogado de la CPDH, doctor Montenegro, dijo que “en reiteradas ocasiones hemos solicitado que se remitan a Medicina Legal para que sean atendidos; sin embargo, la situación es la misma. No hay respuesta positiva”.

Otro detenido es Elías Chávez Cárcamo, quien tuvo desprendimiento de retina y no fue atendido, según la denuncia recibida en la CPDH.


Noticias Relacionadas

Connie Taylor y Jeremy Slate, madres de los jóvenes Brandon Lovo Taylor y Glenn Slate, están en zozobra debido a que las autoridades del Sistema Pen...

por Humberto Galo Romero