La CIDH emitió 15 recomendaciones al gobierno de Daniel Ortega a mediados de mayo. EFE
La CIDH emitió 15 recomendaciones al gobierno de Daniel Ortega a mediados de mayo. EFE

Nacionales por Lester Arcia,

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió el jueves a ese organismo que actúe de modo más enérgico contra el gobierno nicaragüense.

Argumentando las investigaciones de crímenes de lesa humanidad, la evidencia disponible sobre la crisis de derechos humanos y la consecuente alteración del orden constitucional nicaragüense, la CIDH llama a los Estados miembros de la OEA a que actúen de “un modo más enérgico para asegurar el restablecimiento de las condiciones y estructuras propicias para el goce y garantía de los derechos humanos en Nicaragua de conformidad con los principios y valores reconocidos en la Carta Democrática de esta Organización”.

Para superar la crisis en Nicaragua, la CIDH recomendó este jueves en un comunicado, que se debe iniciar con una reforma integral de las instituciones estatales que garantice la no repetición de las violaciones de derechos humanos y establecer las reformas y los mecanismos necesarios para garantizar que los hechos de violencia ocurridos desde el 18 de abril sean juzgados por magistrados que garanticen imparcialidad.

Te urge leer:

Falta de independencia y neutralidad del Consejo Supremo Electoral nicaragüense

La CIDH especifica que ha recibido información consistente en cuanto a la falta de independencia y neutralidad del Consejo Supremo Electoral nicaragüense, por decisiones adoptadas con la finalidad de debilitar y marginar de las contiendas electorales a las fuerzas de la oposición; y explica que eso habría facilitado el control de la Asamblea Nacional por el partido oficial y la perpetuación en el poder.

Advierte que las “detenciones arbitrarias, la criminalización selectiva y masiva de manifestantes, personas defensoras de los derechos humanos, periodistas, estudiantes, líderes sociales y opositores al Gobierno bajo cargos infundados y desproporcionados, han puesto de manifiesto la falta de independencia del sistema de administración de justicia nicaragüense” en su conjunto.

Paulo Abrao (izquierda) y Antonia Urrejola, de la CIDH, durante una conferencia en Managua. / Oscar Sanchez

Paulo Abrao (izquierda) y Antonia Urrejola, de la CIDH, durante una conferencia en Managua. / Oscar Sanchez

La Comisión agrega que “la injerencia y control del Poder Ejecutivo en los demás poderes públicos también es resultado de otros factores como la injerencia partidista en todas las instituciones públicas a través de los Consejos de Liderazgo Sandinista (CLS), el control de los medios de comunicación y el falso contrapeso que ejerce la Asamblea Nacional”.

La CIDH insiste en la importancia de la separación de poderes mediante un sistema de frenos y contrapesos, con el fin de garantizar un efectivo control entre las diferentes ramas del poder.

Concluye con que la independencia judicial es una característica fundamental de la separación de poderes para garantizar el Estado democrático de Derecho.

Está pasando:


Noticias Relacionadas