Rafael Solís renunció a sus cargo como magistrado de la CSJ de Nicaragua y a su militancia en el FSLN, que duró 43 años. Archivo/Metro
Rafael Solís renunció a sus cargo como magistrado de la CSJ de Nicaragua y a su militancia en el FSLN, que duró 43 años. Archivo/Metro

Destacado, Nacionales por Ludwin Loáisiga ,

Rafael Solís renunció este jueves a su cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), confirmaron varias fuentes a diario METRO.

Solís envió una carta de renuncia al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

“Presento mi renuncia inmediata e irrevocable a partir de este momento a mi cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y a todos los cargos políticos, incluida la militancia en el FSLN”, expresa Solís en su carta de renuncia.

En una carta de tres páginas, Solís sostiene que en los últimos nueve meses pensó en varias ocasiones en enviar su renuncia, pero tuvo sus “dudas” con la esperanza de que en Nicaragua se resolviera la crisis mediante un diálogo nacional.

“En tres diferentes ocasiones, a lo largo de estos nueves meses pensé en enviarle la misma, pero siempre tuve la duda que a través del Diálogo Nacional de la naturaleza que fuera y aun con más acotres y mediadores, el gobierno presidido por ustedes pudiera corregir los graves errores cometidos a lo largo de este período. Sin embargo, finalizó el 2018 y nada de eso ocurrió, más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional, casi total, y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora, en 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz ,la justicia y la reconciliación en nuestro país”, dice Solís en su carta.

Solís envió la misiva a Ortega, a la vicepresidenta, Rosario Murillo; y al presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras

Solís, un magistrado judicial de la más alta esfera en el Estado y en el FSLN, se convierte en el funcionario de más alto rango que ha renunciado en el Estado de Nicaragua desde que comenzó la crisis, en abril del año pasado.

En su carta, Solís sostiene que estaba en México, el 17 de abril de 2018, un día antes de que estallara el conflicto, para operarse la columna.

Hasta el momento el Gobierno de Nicaragua no se ha referido a la cancelación de la visita del mandatario a la investidura de López Obrador. / AFP

Daniel Ortega y Rosario Murillo en un acto en Managua. Archivo/Metro

“Esta renuncia es independiente de la decisión que tome la Asamblea Nacional de aceptarla o no, aun cuando solo falten tres meses por concluir mi período, pero prefiero hacerla desde ahora, para evitar que se me aplique aquel artículo de la Constitución que establece que los funcionarios públicos electos por la Asamblea Nacional deben continuar en su cargo, si no hiciera ésta los nombramientos de otros Magistrados y aún de ellos mismos cuando se venzan  sus períodos, que es lo que creo va a ocurrir en abril”, afirma Solís.

Llama a la cordura

Por otro lado, el ahora exmagistrado judicial sostiene que siempre pensó en que se impondría la “la cordura” y se aceptaría el adelanto de elecciones en Nicaragua.

“Siempre creí que la sensatez y la cordura se podía imponer en ustedes y proceder a una negociación política que permitiera el adelanto de las elecciones y algunos de los otros puntos planteados por la oposición pero la realidad ha demostrado todo lo contrario y verdaderamente un Estado de Terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales o aun de la Policía misma con armas de guerra, han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete”, expresa.

En Nicaragua ´la crisis comenzó el 18 de abril de 2018 y hasta la fecha hay un saldo de al menos 325 personas muertas de forma violenta, más de 600 protestantes presos y miles de exiliados.

Fachada de la Corte Suprema de Justicia. Cortesía/Metro

Este viernes, además, está programada una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), para analizar la crisis de Nicaragua.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha dicho que de ser necesario se debería aplicar la Carta Democrática a Nicaragua, en vista de que un informe del GIEI determina que se han cometido actos de lesa humanidad en contra de los protestantes.

Solís indicó que toda la situación le produjo una “frustración”, tras 43 años de militancia en el FSLN y porque en el gobierno no hicieron caso a sus propuestas de negociación.

“Consideré mi renuncia dentro del país o en el exilio desde ese entonces (18 de abril de 2018) y si no lo hice antes es porque siempre creí que las cosas podrían cambiar y por eso fue que les envié en dos ocasiones diferentes, documentos sobre distintas alternativas para negociar bajo diferentes escenarios esa situación y nunca fui tomado en cuenta en esas propuestas”, dijo Solís.

Está pasando:


Noticias Relacionadas

El ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, Rafael Solís Cerda, afirmó al diario La Nación de Costa Rica que su renuncia fue una...

por Edición web

Rafael Solís, quien renunció a su cargo como magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dijo que más funcionarios podrían abandonar sus pue...

por Edición web