/ Archivo
/ Archivo

Nacionales por Lester Arcia,

La salud del padre Mario Guevara, quien fue atacado con ácido sulfúrico el pasado 5 de diciembre, se ha visto deteriorada, actualmente se encuentra en sala de cuidados intensivos del Hospital Vivian Pellas, lugar donde se le ha practicado procedimientos quirúrgicos en el rostro y tres hemodiálisis, según relató monseñor Miguel Mantica.

“Si él (padre Mario) estaba delicado antes del ataque, hoy está más complicado”, dijo monseñor Mántica, debido a los problemas de diabetes que presentaba el cura que fue atacado por la rusa Elis Leonidovna Gonn dentro de la Catedral Metropolitana de Managua.

Según el presbítero, las quemaduras causadas por el ácido sulfúrico llegaron a infectarse, le han realizado tres hemodiálisis en un lapso de siete días “el estado de salud del padre Mario es compleja”, recalcó el también párroco de la iglesia San Francisco de Asís.

Sor Arely Guzmán, encargada de la administración del Catedral, refirió también que el religioso de 59 años “está en cuidados intensivos, está delicadito, pedimos a Dios se recupere pronto”.

Antes que los médicos le realizaran la tercera hemodiálisis al sacerdote, la religiosa mencionó que lo que ha influido en el deterioro de la salud del padre han sido las quemaduras niveladas en segundo y tercer grado “él es diabético y se le habían infectado las quemaduras, necesitaban hacerle la cirugía”, dijo al referirse a el injerto de piel que le realizaron en el rostro al padre Mario Guevara.

“Como sacerdotes estamos unidos en oración, esperando que el padre Mario pueda salir adelante”, exclamó Mántica, quien dijo que no ha sido fácil para el afectado asimilar los injertos de piel en el rostro.


Noticias Relacionadas

La Catedral Metropolitana de Managua fue escenario este domingo de un enfrentamiento entre agentes antidisturbios de la Policía Nacional y jóvenes q...

por Mauricio González

El padre Luis Herrera, rector de la Catedral de Managua exigió este domingo el respeto a la libertad de culto, porque este fin de semana agentes de l...

por Mauricio González