Ana Quirós. Archivo/Metro
Ana Quirós. Archivo/Metro

Nacionales por Lester Arcia,

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Oacnudh y la Comisión Interamericana de Derechos Humano (CIDH), se pronunciaron el miércoles condenando la expulsión de la activista defensora de las mujeres, Ana Quirós.

Según el Mecanismo Especial de Seguimiento Para Nicaragua (Meseni) de la CIDH, la expulsión es parte de la intimidación y hostigamiento en contra de las personas manifestantes y trabajadoras de medios de Nicaragua.

“Ninguna persona puede ser deportada o expulsada del territorio del cual es nacional ni puede prohibírsele el derecho a ingresar en el mismo”, dice la CIDH, citando el artículo 22.5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Asimismo, la comisión recuerda que no se puede privar arbitrariamente de la nacionalidad a una persona una vez que esta ha sido otorgada.

¿Y las garantías?

“La comisión ha sido enfática en afirmar que cualquier proceso que pueda afectar los derechos de una persona, debe seguirse conforme las garantías de debido proceso”, agrega el organismo.

La Comisionada Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua de la CIDH, manifestó que “la incesante criminalización de defensores y defensoras, periodistas y manifestantes, el uso excesivo de la fuerza, las detenciones arbitrarias y otras respuestas contrarias al derecho internacional empleadas en Nicaragua para inhibir a la población de manifestar sus reclamos sociales, son el reflejo de la situación de excepción que se vive en el país”.

Ana Quirós, activista. /Bismarck Picado.

Ana Quirós, activista. Bismarck Picado/Metro

“Es imperante que el Estado cumpla con sus obligaciones en materia de derechos humanos a fin de promover un entorno propicio para la realización del propio estado de derecho y la democracia”, añadió.

Entre tanto, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), a través de su cuenta de Twitter, lamentó en la salida de la activista y refiere que el Gobierno nicaragüense sigue restringiendo el espacio democrático.

“El Gobierno de Nicaragua debe garantizar que quienes defienden los derechos humando pueden ejercer su labor, sin ningún tipo de represalia. La defensora Ana Quirós debe poder regresar a su casa y a Nicaragua -su país-”, dice Amnistía Internacional.

Está pasando:


Noticias Relacionadas