La CIDH reiteró que la protesta social y la libertad de expresión no pueden ser vistas como una amenaza. Foto: EFE.
La CIDH reiteró que la protesta social y la libertad de expresión no pueden ser vistas como una amenaza. Foto: EFE.

Destacado, Nacionales por Metro,

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó ayer su preocupación de que el Estado de Nicaragua ha adoptado una estrategia de impedimento de toda forma de manifestación o protesta social.

El comunicado fue publicado en la página web de la OEA y tuiteado ayer por el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

“Desde la publicación de notas de prensa de la Policía Nacional que, primero, responsabilizaron a quienes convocaran a manifestaciones públicas por los hechos violentos ocurridos en ellas y, posteriormente, declararon ilegal toda manifestación que no contara con autorización previa de la autoridad policial, el Meseni identificó limitaciones que violan los estándares internacionales de derechos humanos”, señala el escrito.

Según la nota de prensa, el desproporcionado despliegue preventivo de personal policial antimotines, así como de otras unidades policiales en lugares en que tradicionalmente se protestaba, se unió ahora a la ocupación de establecimientos comerciales en que se habían realizado pequeños actos de protesta. Así, dicho patrón de extrema limitación del derecho a protestar se manifestó más concretamente.

Las detenciones producidas en Somoto y en un centro comercial de Managua en los últimos días, con la posterior imputación de cargos penales por entonar el Himno Nacional en un pequeño acto de protesta pública o por fotografiar a los policías desplegados en el centro comercial, permiten constatar ahora la decisión de criminalizar cualquier manifestación de disidencia.

Tal como le ha manifestado insistentemente la CIDH al Estado de Nicaragua, la protesta social y la libertad de expresión no pueden ser vistas como una amenaza en sociedades democráticas.

En particular, en el contexto que vive hoy el país, la protesta social y la libertad de expresión son herramientas que contribuirán a explorar mecanismos de diálogo que aseguren la paz, la reconciliación y garanticen verdad, justicia y la reparación a que tienen derecho las víctimas, especialmente los cientos de familias que han perdido a sus seres queridos.

En el comunicado, la CIDH hizo un llamado para la generación de acciones que aseguren, además, la no repetición de las violaciones a los derechos humanos que se han constatado durante la crisis que enfrenta el país desde abril recién pasado.


Noticias Relacionadas