La actividad económica más afectada es la comercial, donde se han tenido que despedir a 172.000 personas. Foto: Archivo.
La actividad económica más afectada es la comercial, donde se han tenido que despedir a 172.000 personas. Foto: Archivo.

Destacado, Nacionales por EFE,

Al menos 417.000 personas han perdido sus empleos o han sido suspendidas de sus puestos de trabajo entre abril y septiembre pasado, como consecuencia de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua y que ha dejado cientos de muertos, informó ayer el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

La actividad económica más afectada es la comercial, donde se han tenido que despedir o suspender de sus puestos de trabajo a 172.000 personas, según un informe del Cosep, principal cúpula empresarial de Nicaragua.

Al comercial le siguen, en ese orden, hoteles y restaurantes (65.000), agropecuario, silvicultura y pesca (62.000), construcción (53.000) y servicios comunales, sociales y personales (20.000).

También establecimientos financieros (15.000), industria manufacturera (13.000), transporte y comunicaciones (11.000), administración pública y defensa (5.000) y el resto entre sectores de electricidad, gas y agua y minas y canteras.

“El sector privado continúa adoptando medidas de flexibilización laboral para mantener el empleo”, aseguró el Cosep, en sus redes sociales.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.


Noticias Relacionadas