Una familia de Malacatoya, Granada, sufrió inundaciones en su humilde vivienda, por lo que todos sus miembros fueron reubicados en un refugio. AFP/MEtro
Una familia de Malacatoya, Granada, sufrió inundaciones en su humilde vivienda, por lo que todos sus miembros fueron reubicados en un refugio. AFP/MEtro

Nacionales por EFE,

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), advirtió este jueves que los suelos de Nicaragua están saturados de agua en un 60 por ciento, y advirtió del peligro que esto representa ante nuevas precipitaciones.

Los altos niveles de humedad en los suelos de Nicaragua se deben a las lluvias persistentes de la semana pasada, que en algunos puntos alcanzaron los 600 milímetros de precipitación, según las autoridades.

“Hay condiciones para que se nos presente alguna lluvia fuerte que puede provocar algunos niveles de inundación”, señaló el codirector del Sinapred, Guillermo González, a través de medios del Gobierno.

Además de las inundaciones pueden ocurrir derrumbes sobre carreteras o poblados, ha informado el Sinapred. Una zona de baja presión podría acarrear lluvias en los próximos días a Nicaragua, de acuerdo con los pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El informe de Sinapred reveló que el nivel de las aguas de la laguna de Asososca en esos días subió 12 centímetros. Bismark Picado.

González recordó que debido a esas condiciones Nicaragua mantiene activo un estado de alerta amarilla. La alerta amarilla manda a las autoridades y habitantes a estar preparados para evacuar ante un posible desastre.

Datos oficiales indican que las lluvias que afectaron a Nicaragua en días recientes dejaron al menos 4 personas muertas, 24.461 afectadas y 6.665 evacuadas. La temporada húmeda en Nicaragua se extiende desde mediados de mayo hasta fines de noviembre.

La onda tropical que ingresaría este jueves a Centroamérica, estaría fortaleciendo un centro de baja presión que pronostica el Centro Nacional de Huracanes, afirmó Agustín Moreira, meteorólogo del Centro Humboldt.

Mientras hay advertencia de nuevos aguaceros, aún permanecen 400 personas albergadas en Tipitapa a consecuencia del temporal que afectó el país la semana pasada.

Pobladores de las comunidades rurales en Malacatoya, todavía tienen sus casas inundadas debido al desborde del río del mismo nombre.

En esta parte del país, los pobladores aún duermen en el piso de los colegios que son utilizados como refugios.

Además de la onda tropical, un área de baja presión podría afectar Nicaragua en los próximos días y generaría lluvias, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de Miami.


Noticias Relacionadas