/ Cortesía
/ Cortesía

Destacado, Managua, Nacionales por Rafael Lara,

El Ministerio de Salud (Minsa) despidió a la especialista en radiología Alejandra Espinoza Varillas. La denuncia fue interpuesta en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), ante el doctor Francisco Javier Núñez López, de la Unidad Médica Nacional, quien dijo que hasta el momento van al menos 294 trabajadores de la salud despedidos.

La doctora Espinoza Varillas, es de la pocas especialistas con dos subespecialidades en Radiología en Nicaragua.

“Sin embargo no hubo miramientos en el hospital Antonio Lenín Fonseca para acusarla de maltrato a un paciente y despedirla, sin importar a las autoridades que violentan el convenio colectivo y la Ley de Carrera Sanitaria”, alegó Núñez.

Se negó a participar en los eventos del gobierno

El representante de la CPDH indicó que la doctora jamás participó en una protesta contra el gobierno pero también se negó a participar en los eventos partidarios del Frente Sandinista.

El procurador laboral y abogado de la CPDH, José López, señaló que estos despidos siguen un patrón, desde la justificación sin fundamento de los despidos, a la violación del debido proceso en todos los casos.

López destacó que recurrirán a los juzgados laborales y en ambos casos pedirán primero la demanda de reintegro ya que se violaron las normas establecidas.

“Con una demanda, el Ministerio del Trabajo (Mitrab) debería poner a ambas partes a argumentar, antes de tener una resolución final”, explicó López.

Despido de maestro

El Ministerio de Educación (Mined) despidió un profesor con trece años de docencia en Managua.

Este segundo caso corresponde al despido del profesor Freddy Mauricio Baltodano Aguilar, del colegio de primaria Fidel Coloma, de Managua, quien fue despedido de forma verbal y aún no le entregaron formalmente una carta de despido.

El argumento que le dieron para despedirlo verbalmente fue “abandono de trabajo”.

El docente explicó que él vive en el municipio de Diriamba, Carazo, y durante las protestas habían tranques por los cuales no podía pasar.

“Me dijeron que aceptara el despido por el supuesto abandono, de lo contrario no me daría mi liquidación laboral. Pero como miré injusto el despido no me dan derecho a más de 5 mil córdodas, después de trece años de trabajar en el Ministerio de Educación”, dijo el profesor Baltodano.

El afectado señaló que la represalia en su contra no paró ahí, sino que la directora del centro además expulsó a su hija que cursaba su último año de primaria, sin ninguna argumentación.


Noticias Relacionadas