Norma Chávez, esposa de Juan Bautista Guevara “El Profe”. |archivoNorma Chávez, esposa de Juan Bautista Guevara “El Profe”. |Archivo
Norma Chávez, esposa de Juan Bautista Guevara “El Profe”. |archivoNorma Chávez, esposa de Juan Bautista Guevara “El Profe”. |Archivo

Destacado, Managua, Nacionales por Ernesto García,

El profesor de Ticuantepe, Juan Bautista Guevara, está encarcelado con cadenas en manos, pies y cuello y en celdas de máxima seguridad denunció su esposa, Norma Chávez ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Bautista fue capturado el 4 de septiembre bajo acusaciones de tenencia ilegal de armas y entorpecimiento de servicios públicos, acusaciones que le imputan por participar en las protestas y regalar víveres a los protestantes en los tranques.

Chávez relató que logró verlo cuando lo trasladaron al sistema y el jueves en los juzgados pudo hablar con él. “Me dijo que está aislado, lo han torturado sicológicamente, lo tienen en un lugar donde no le entra luz y está solo. Lo encadenan del cuello, las manos y los pies. Incluso ayer, en la sala de juicios no querían quitarle las esposas para firmar el acta”, alegó Chávez, indicando que en su vecindario todos los conocían como “El Profe”.

Pablo Cuevas, abogado de CPDH, señaló que la institución lleva la defensa del señor Bautista Guevara, quien se retiró de la docencia al ser despedido por el Ministerio de Educación por su posición crítica ante el Gobierno. Indicó que pudieron entrevistarse con él procesado durante la audiencia, ya que el Sistema Penitenciario Nacional no permite que el abogado y su defendido puedan hablar, violando derechos constitucionales y procesales.

Cuevas comentó que, según las denuncias, desde el inicio hubo tortura contra Bautista, “sacándolo de las celdas de El Chipote hasta ocho veces al día, y durante los interrogatorios era golpeado en las costillas. El objetivo era para que dijera quién supuestamente los financiaba y diera los nombres de los dirigentes de las protestas o para inculpar a personas y le pusieron videos para que señalara a los líderes de las protestas. Ante su negativa de inculpar a inocentes o hablar de un supuesto complot, entonces, era torturado”, apuntó.

Asimismo, dijo que otro tipo de torturas eran sicológicas, ya que lo amenazaban de hacerles daño a su esposa y sus hijas. Le mostraron fotos asegurándole que sabían donde vivía, donde se movilizaba su esposa y donde estudiaban sus hijas.

“Al trasladarlo al SPN La Modelo, lo internaron en la galería de máxima seguridad conocida como la 300, donde lo tratan menos que un ser humano, al que no se le puede mantener con cadenas, pero así lo andan. Nuestra Constitución Política dicta que toda persona que está en proceso judicial o es interno, debe ser tratada de manera digna y esto es indignante. No es humano. Hay países donde lo hacen, pero en Nicaragua eso está prohibido”, dijo Cuevas.


Noticias Relacionadas