/ AFP
/ AFP

Destacado, Nacionales por ACAN-EFE,

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) cayó a un negativo 12,1 por ciento en junio pasado cuando hace un año era del 3,9 por ciento, un retroceso de 16 puntos porcentuales, según un informe del Banco Central de Nicaragua (BCN) divulgado hoy en medio de la crisis sociopolítica del país.

El IMAE en junio del año pasado fue del 3,9 por ciento, pero ya en mayo de este año reflejó un menos 4,9 por ciento y en junio alcanzó el menos 12,1.

No obstante, aún el crecimiento promedio anual se ubicó en un positivo 1,3 por ciento, aunque en retroceso porque en mayo pasado se ubicó en el 2,6 por ciento y en junio de 2017 era del 5,2 por ciento.

La variación acumulada también da números rojos en -1,2 por ciento, pero en mayo anterior fue de 0,9 y en junio de 2017 marcó el 6,1 por ciento, detalló la entidad en su documento.

El BCN indicó en el informe que solo 4 de las 17 actividades que se miden registraron a junio pasado mayor crecimiento: la agricultura con un 3,9 por ciento, salud con 3,6 por ciento, enseñanza con 2,2 por ciento, y la propiedad privada con un 1,3 por ciento.

Hoteles y restaurante reportaron una caída del 45,9 por ciento, le sigue construcción con menos 35,6; comercio con menos 27,1; pecuario con menos 25,7 y menos 17,4 por ciento de recorte en el sector industria manufacturera, entre las de más pronunciada contracción, según los datos del BCN.

La industria manufacturera cayó un 17,4 por ciento, por reducciones en producción de carnes, bebidas, textiles, productos no metálicos, arneses, derivados del petróleo, entre otros, indicó el banco.

El IMAE es un indicador que mide los 17 principales sectores de la actividad económica de un país y es utilizado para la toma de decisiones de inversión.

Hasta el 18 de abril pasado, fecha en que se inició la crisis, Nicaragua era uno de los países con mayor crecimiento económico de Centroamérica, y esperaba una expansión del 4,5 al 5 por ciento, con una inflación acumulada de entre el 5,5 y el 6,5 por ciento para 2018.

Ahora el BCN calcula que la economía nicaragüense podría crecer un 1 por ciento, como resultado de los disturbios, y cifró las pérdidas económicas en 430 millones de dólares.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde 1980, que ha dejado entre 317 y 449 muertos, con Daniel Ortega también como presidente.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.


Noticias Relacionadas

La Iglesia católica de Nicaragua celebró el domingo una eucaristía para pedir por la liberación de todos los manifestantes presos por protestar co...

por EFE y Orlando Barrios