/ EFE
/ EFE

Destacado, Nacionales por Rafael Lara,

El representante del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Guillermo Felez Maldonado, dijo que para superar la crisis se necesita desarticular a los grupos armados pro-Gobierno y regresar a la mesa de diálogo. Asimismo, Maldonado señaló que la situación de organismos humanos en el país es preocupante.

“Tanto en el ámbito de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como lo expresado por el secretario general de Naciones Unidas y el Alto Comisionado (de la ONU), es de seria preocupación por lo transcurrido en los últimos meses”, indicó Felez.

Señaló que hay llamados directos a la desarticulación de grupos que no están identificados como parte del Estado, grupos armados a los cuales se les atribuyen diferentes actos de violencia e hizo un llamado insistente a regresar al diálogo.

“Hay que crear las condiciones para regresar al diálogo y hay que crear condiciones para que todos estos derechos sean respetados. Pero el primer paso es suspender cualquier tipo de violencia que se pueda ejercer contra la población, particularmente contra los defensores de derechos humanos, en el cual también están los periodistas”, señaló Maldonado.

El representante en Nicaragua de la oficina del Alto Comisionado, hizo la propuesta durante el encuentro de trabajo con la dirección de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), contando también con la presencia de representantes de la CIDH.

“Hay que ver el tema de la verdad, la justicia, la reparación de daños y la garantía de los derechos fundamentales. Aquí hay que hacer preguntas sobre qué pasó y esto es un conjunto de derechos de la población, y hemos dicho una y otra vez que el centro son las víctimas (cualquier víctima) en su derecho”, dijo Felez.

Por su parte, la coordinadora de la Mesa de Seguimiento de Nicaragua (Meseni), de la CIDH, Denise Cook, comentó que están en monitoreo sobre la protección de los derechos humanos, como parte de una serie de informes regulares que se darán a conocer posteriormente.

“Se describirán aquellos patrones de violaciones a los derechos humanos al debido proceso a las leyes tanto nicaragüenses como interamericanas y donde pensamos que debe haber cambios para una normalidad jurídica”, explicó la señora Cook.

La representante de Meseni/CIDH dijo que también estudian el tema de libertad de expresión, revisando las amenazas a periodistas, así como los despidos a médicos.

Sobre la negativa del gobierno del presidente Daniel Ortega a reconocer y permitir el ingreso de la comisión de seguimiento que conformó la OEA, para ser garante del diálogo nacional, Cook indicó que la CIDH es una parte importante aunque independiente, sin embargo, ese es un tema que se tendrá que ver dentro de esa organización regional y las decisiones son potestad de los países miembros.


Noticias Relacionadas