La galena fue recibida por sus familiares, quienes prefirieron no dar declaraciones. óscar sánchez
La galena fue recibida por sus familiares, quienes prefirieron no dar declaraciones. óscar sánchez

Destacado, Nacionales por ERNESTO GARCÍA Y ORLANDO BARRIOS,

Acompañada de su padre y con miedo a revelar el infierno que vivió en las celdas de El Chipote, ayer fue liberada la doctora Blanca Cajina, quien fue capturada con su esposo Irving Estrada el sábado pasado en carretera a Masaya.

Mientras Cajina fue liberada, su pareja también médico, se encontraba ante un juez en el Complejo Judicial de Managua, enfrentando una acusación por tráfico de armas restringidas.

Al salir, la doctora y sus familiares prefirieron no brindar ningún tipo de declaraciones, por temor a que violenten la integridad física de su esposo, quien permanece detenido y con cargos judiciales.

Cajina salió de las instalaciones de El Chipote con cinta adhesiva en la ceja izquierda, que evidencia la brutalidad con la que uno de los parapoliciales la golpeó con un puntapié en la cabeza, cuando estaba neutralizada, según en un video publicado en las redes sociales.

Dictan prisión preventiva

En el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, el cirujano odontólogo Irvin Escobar Ortiz (29 años) y tres mujeres quedaron en prisión preventiva por delitos comunes que le imputa la Fiscalía en dos acusaciones que presentó esa institución.

Al médico Irvin Escobar, la Fiscalía lo acusa de tráfico de armas de uso restringido e igual cargo formuló para los jóvenes Crisffer Bustos Molina, David López Artola y un adolescente de iniciales C.J.B.

Al salir de El Chipote, la galena Blanca Cajina prefirió no dar declaraciones para no afectar a su esposo Irvin Escobar, quien está en prisión preventiva.

En la acusación presentada cinco días después de la captura del galeno y los tres jóvenes, la Fiscalía asegura que llevaban armas artesanales en una camioneta para los universitarios que estaban atrincherados.

En la audiencia los abogados defensores de la CPDH, Yonarquis Martínez y Julio Montenegro se opusieron a la aceptación de la acusación alegando que fue presentada con el plazo de las 48 horas vencido y que la misma “no es precisa, no es clara y tampoco es circunstanciada”.

El juez de la causa, quien aceptó la acusación dictó la prisión preventiva para el médico Irvin Escobar y para los tres jóvenes mayores de 18 años, les programó audiencia inicial para el próximo 2 de agosto.

En caso del menor de edad de iniciales C,J.B, este fue remitido al tribunal de adolescentes pero siempre bajo arresto provisional.

Otros jóvenes que quedaron en prisión preventiva fueron Erwin Ramos Alemán, Irma Centeno Rivera, Endrick Alexander Gaitán y Yuri Valerio Rivera, del barrio Américas Uno por portación ilegal de armas. Esta acusación también va dirigida contra Germán Martínez García, quien según la Fiscalía fabricaba morteros y lanzamorteros artesanales para atacar a la Policía en los alrededores de la Universidad Politécnica de Nicaragua(Upoli) además de portar una bomba de gases lacrimógenos.

En el caso de los otros cinco jóvenes acusados, según la Fiscalía portaban morteros caseros con igual propósito y distribuían volantes exhortando a los policías a desertar. La audiencia inicial está programada para el próximo 2 de agosto.​


Noticias Relacionadas

Ometepe, una de las islas volcánicas más grandes del mundo situadas dentro de un lago, fue afectada por las protestas que sacudieron este año al pa...

por AFP