El 7 y el 28 de junio, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que había revocado la visa de ingreso a su país a funcionarios nicaragüenses, pero en esa ocasión no revelaron los nombres de dichos funcionarios ni la cantidad de sancionados. Foto: Cortesía
El 7 y el 28 de junio, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que había revocado la visa de ingreso a su país a funcionarios nicaragüenses, pero en esa ocasión no revelaron los nombres de dichos funcionarios ni la cantidad de sancionados. Foto: Cortesía

Destacado, Nacionales por Noelia Celina Gutiérrez /Metro Nicaragua,

En los últimos siete meses, 25 funcionarios nicaragüenses han sido sancionados por el Gobierno de Estados Unidos; a cuatro les fueron aplicadas sanciones financieras a través de la Ley Global Magnitsky y a 21 se les han revocado visas de ingreso a territorio estadounidense.

Este último dato lo reveló ayer el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Kenneth Merten, durante una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

“Hemos revocado 21 visados a funcionarios gubernamentales o a funcionarios que han sido responsables de este tipo de cosas”, dijo Merten, refiriéndose a violaciones de derechos humanos y corrupción. Añadió que “hay una posibilidad” de que la administración del presidente Donald Trump continúe utilizando ese tipo de sanciones.

El 7 y el 28 de junio, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que había revocado la visa de ingreso a su país a funcionarios nicaragüenses, pero en esa ocasión no revelaron los nombres de dichos funcionarios ni la cantidad de sancionados. Solo aseveraron que estos pertenecían a municipalidades, a la Policía Nacional y al Ministerio de Salud.

Los otros cuatro funcionarios son Roberto Rivas, por actos de corrupción al frente del Consejo Supremo Electoral (CSE), sancionado en diciembre de 2017, y Francisco López (ahora expresidente de Petronic), Francisco Díaz (subdirector de la Policía Nacional) y Fidel Moreno (secretario general de la Alcaldía de Managua), sancionados la semana pasada por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

Audiencia

Las declaraciones de Merten se dieron durante una audiencia entre congresistas y representantes del gobierno estadounidense para discutir los esfuerzos de la administración de Trump para promover sus intereses en el hemisferio occidental.

Abordaron la situación de Nicaragua otros congresistas, incluyendo el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Ed Royce, y los congresistas Eliot Engel, Albio Sires e Ileana Ros-Lehtinen. El congresista Albio Sires argumentó que el gobierno estadounidense “necesita hacer una especie de presión sobre estos países (Nicaragua, Venezuela y Cuba), para hacerlos darse cuenta que no pueden pasar sobre la gente”.

Durante la audiencia, la administradora auxiliar adjunta de la Oficina de América Latina y el Caribe de Usaid, Sarah-Anne Lynch, también mencionó que esta agencia está dando asistencia rápida a grupos de la sociedad civil, organizaciones de derechos humanos, medios independientes y otros que se han estado involucrados en protestas pacíficas. “Seguimos siendo flexibles para responder a las necesidades a medida que surgen”, destacó.

Hablarán sobre crisis en Nicaragua

El subcomité del Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores convocó a una nueva audiencia para abordar la crisis de Nicaragua, que se celebrará hoy a las 12:00 m.d., hora local.

A dicha audiencia se harán presentes como testigos el representante permanente de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, el principal funcionario en la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado, Michael Kozac, y la administradora asociada adjunta de Usaid, Barbara Feinstein.


Noticias Relacionadas