El próximo tranque está ubicado en el kilómetro 25 de la carretera a Masaya. Posteriormente, en toda la vía que cubre Nindirí, hay siete barricadas. / EFE
El próximo tranque está ubicado en el kilómetro 25 de la carretera a Masaya. Posteriormente, en toda la vía que cubre Nindirí, hay siete barricadas. / EFE

Departamentos, Destacado, Nacionales por EFE,

Los tranques ubicados sobre la Carretera a Masaya amanecieron reforzados hoy, con el objetivo de impedir que agentes policiales y grupos armados afines al gobierno puedan llegar por esta vía a la ciudad de Masaya, donde se han registrado letales enfrentamientos en los últimos días, con un saldo de al menos 11 muertos.

Masaya está bordeado por tranques. Los pobladores temen nuevos ataques, como los del fin de semana, que dejaron 10 muertos, o el de ayer, que cobró la vida de una persona más.

Las barricadas de adoquines comienzan en el kilométro 14, antes de la rotonda de Ticuantepe. Allí, antes de la barricada, los manifestantes han colocado troncos de árboles y ramas para impedir el paso.

También han colocados sacos de arena sobre los adoquines, acomodados uno sobre otro. Esta medida ha sido implementada desde hoy.  Los únicos que tienen permitido pasar por esa vía son enfermos, embarazadas, ambulancias con heridos y algunos periodistas.

El próximo tranque está ubicado en el kilómetro 25 de la carretera a Masaya. Posteriormente, en toda la vía que cubre Nindirí, hay siete barricadas.

En cada una de ellas los vehículos son revisados y los ciudadanos que pasan a pie también deben mostrar el contenido de sus bolsos y mochilas.

“Es por su seguridad y la nuestra, allí nos disculpan”, es una frase constante que se escucha por parte de los manifestantes cuando se pasa por las barricadas.

En estos tranques no se cobra peaje y los encargados se ocupan de vigilar que nadie robe ni agreda a los transeúntes.

En ninguno de estos tranques se registraron ataques anoche.

Los protestantes de Masaya sostienen que el pasado fin de semana sufrieron un ataque con veneno, algo que es investigado por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).


Noticias Relacionadas