Previous Next

Departamentos, Destacado, Nacionales por ACAN-EFE,

La famosa calle Comercio, muy cerca de la alcaldía, como su nombre lo indica, está abarrotada de cientos de negocios, algunos de ellos saqueados, destruidos e incinerados. Un casino de la zona saca todas sus máquinas, mientras una tienda intenta resguardar ropa, zapatos y maniquíes que se salvaron.

La turística y colonial ciudad de Granada, al sureste de Managua, amaneció este miércoles en ruinas por múltiples saqueos e incendios a comercios y edificios propiedad del partido gobernante, además de un sentimiento de miedo entre sus habitantes.

Horas antes de los incendios y saqueos, hubo violentos enfrentamientos entre grupos a favor y en contra del Gobierno, que dejaron al menos dos muertos, entre ellos uno de 15 años de edad. A las 9:30 a.m., al menos una treintena de personas ayudadas por una máquina recolectaban los papeles incinerados, muebles destruidos y todos los escombros dejados por un voraz incendio ocurrido este martes en el antiguo edificio de la alcaldía municipal de Granada. “Históricamente, el valor que se ha perdido es incalculable”, dijo a periodistas Pedro Vargas Mena, un maestro, escultor y también el vicealcalde de la ciudad colonial, que está a unos 45 kilómetros al sureste de la capital.

El edificio municipal, ubicado al costado izquierdo de la catedral central de esa ciudad, se incineró en un 40%, llevándose registros importantes y antiguos de propiedades y personas.

Una calle antes, otra limpieza se realizaba por personas afines del gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quienes con cubetas sacaban escombros calcinados de la Casa del Partido, también quemada y saqueada este martes. El rostro de la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, se quema en plena calle. Es parte de cientos de afiches que sobrevivieron al incendio y que los mismos simpatizantes, en su intento de limpiar toda la casa de estilo colonial, han tirado a la avenida y les han prendido fuego.

Alcaldía de Granada es deborada por un incendio. Foto: Cortesía

 

La famosa calle Comercio, muy cerca de la alcaldía, como su nombre lo indica, está abarrotada de cientos de negocios, algunos de ellos saqueados, destruidos e incinerados.

Un casino de la zona saca todas sus máquinas, mientras una tienda intenta resguardar ropa, zapatos y maniquíes que se salvaron de la catástrofe. “Con esto, la gente tiene miedo; dejamos de ser una ciudad turística y no creo que se arriesguen a invertir ni andar por Granada”, indicó la trabajadora de una tienda de ropa afectada por los saqueos, Marjoury Dávila.

El incendio, los saqueos y la zozobra que vive la población granadina, son atribuidos por algunas personas a delincuentes originarios de pueblos al sureste de Granada, que también mantienen protestas contra Daniel Ortega.

Otros aducen que son los mismos simpatizantes del Gobierno los causantes del desastre en esta ciudad, una de las más llamativas de Centroamérica y situada junto al lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua. Hoy se cumplen 51 días de una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 127 muertos y más de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se han convertido en una reclamación que pide su renuncia entre acusaciones de abuso de poder, ejecuciones extrajudiciales y corrupción.


Noticias Relacionadas